El empresario Jorge “Corcho” Rodríguez, cuya productora Nelly Entertainment SA fue contratada por Sergio Urribarri en 2014 para la difusión en canales de todo el país de cuatro spots de difusión de la Cumbre de Presidente del Mercosur que se realizó ese año en Paraná pero que, en realidad y según la sospecha de la Justicia, fueron mera promoción del capricho proselitista del “Sueño Entrerriano, se hunde cada vez más en el escándalo de las coimas de la constructora brasileña Odebrecht”.

El periodista Hugo Alconada Mon publica hoy en La Nación que “Corcho” Rodríguez “es el verdadero dueño de Sabrimol Trading SA, la sociedad receptora en Montevideo de los millones de dólares que Odebrecht giró entre 2008 y 2014 para coimear al círculo íntimo del entonces ministro Julio De Vido, según confirmó el ex administrador de sus bienes en Uruguay Carlos Dentone”. De Vido, por lo demás, fue el sostén político en el gabinete de Cristina Kirchner del “Sueño Entrerriano” urribarrista.

Según La Nación, Dentone aportó así el eslabón que faltaba para conectar a Rodríguez con la ruta del dinero negro que desde Panamá y Antigua y Barbuda llegó a la cuenta 1223640, que operó en el Banco Itaú una sociedad anónima con acciones al portador llamada Sabrimol Trading SA. Pero Rodríguez negó que Sabrimol Trading fuera suya, pero confirmó que Dentone fue su contador -“y el de mucha otra gente”- en Uruguay. “Carlos manejaba un estudio muy conocido”, explicó.

Pero Dentone cuenta otra versión. “Sabrimol Trading fue una sociedad que se formó en 2007 y el titular de las acciones era Jorge Rodríguez, y aunque las acciones sean al portador, en la práctica hay que anotarla en un registro”, afirmó, en cuanto se le explicó por qué lo había contactado. “Leí sus notas y es así. Yo integraba el directorio de la sociedad porque era su director administrativo, pero el dueño era él.”

-¿Para qué creó Sabrimol Trading?

-Jorge Rodríguez realizaba actividades en el exterior, de lobby, y las prestaciones ingresaban en la cuenta bancaria de la sociedad.

-¿Por “prestaciones” quiere decir dinero?

-Claro. Pero el manejo de todo el dinero fue siempre vía bancos y efectuábamos un control contable de todo lo que ingresaba y se verificaba el destino de los fondos.

-¿Y qué pasó con ese dinero?

-Rodríguez utilizaba una parte para mantener su chacra de Punta del Este y el resto lo remitía a Buenos Aires, con la ayuda de su contador, Osvaldo Gandini, quien me reemplazó, actuó como delegado personal de Rodríguez y se encargó de todo lo atinente a esa sociedad.

-¿Rodríguez y Gandini manejaban el dinero?

-Claro. Manejaron todo ellos, las entradas y salidas de dinero, que le reitero que en parte se remitía por transferencias bancarias a Buenos Aires, previa orden de Gandini.

-¿Sabe adónde iba el dinero?

-Los destinos de ese dinero no me los pregunte porque era en Buenos Aires y qué pasaba con esa plata, no teníamos ni idea.

No es el único entrevero judicial que tiene en la mira al exde Susana Giménez, actual de la conductora de Telefe Verónica Lozano.

Hace un mes,  “Corcho” Rodríguez, quedó imputado en Entre Ríos en la causa que investiga la millonaria contratación de publicidad  Sergio Urribarri con la productora Nelly Entertainment SA por un monto de $ 28 millones en el marco de la Cumbre de Presidentes del Mercosur, que se desarrolló en Paraná en el mes de diciembre de 2014.

Aunque el empresario negó cualquier imputación a la salida del edificio de la Fiscalía,  lo cierto es que los fiscales Santiago Brugo y Alejandro Cánepa le comunicaron formalmente que está sospechado del delito de peculado como partícipe en primer grado. El peculado es una figura penal que alude al uso de bienes del Estado para provecho propio. Antes, y en la misma causa, el exministro de Cultura y Comunicación, Pedro Ángel Báez, quedó imputado doblemente: por peculado y por negociaciones incompatibles con la función pública.

Y a fin de mes, el jueves 31 de agosto, el exgobernador Urribarri deberá prestar declaración indagatoria en esa causa en la que está doblemente imputado: por peculado y por negociaciones incompatibles con la función pública.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.