“Acá vive un pervertido”.

El cartel fue puesto el sábado en la puerta del domicilio particular del abogado Gustavo Rivas, durante un escrache público convocado por las redes sociales.

Fue el modo cómo los gualeguaychuenses expresaron su desasosiego tras conocer una noticia escandalosa: que Rivas, el hombre que conoce todo el mundo, el abogado que aportó su nombre a muchísimas institucionales, y que estuvo a punto de convertirse en intendente de la ciudad, ha sido acusado de 2.000 abusos a adolescentes durante 40 años, a los que prostituyó.

Por esos cargos, que fueron difundidos por la revista “Análisis”, Rivas fue citado a declaración indagatoria para este lunes 7, a las 8, en los Tribunales de Gualeguaychú, como imputado de los delitos de promoción a la corrupción de menores y promoción a la corrupción de menores con promoción a la prostitución.

De igual modo, fiel al estilo que ha demostrado en los días posteriores a que se conociera la denuncia pública de los 2.000 abusos a menores que se le atribuyeron –ocurridos en los últimos 40 años en Gualeguaychú en perjuicio de adolescentes–, Rivas se mantendrá en silencio.

Su abogado defensor, Raúl Jurado adelantó que Rivas podría abstenerse de prestar declaración indagatoria ante los fiscales Lisandro Beherán y Martin Cedres, que llevan adelante la investigación penal preparatoria.

Respecto del trámite que se cumplirá el lunes, el fiscal Beherán dijo que lo citó a Rivas para indagarlo en torno a cuatro denuncias de víctimas y testigos por presuntos delitos de corrupción y prostitución de menores.

Rivas ha minimizado los hechos y se ha declarado como víctima de la difusión del caso, que tomó estado público el jueves 27 de julio, cuando la revista “Análisis” publicó un informe bajo el título “Los abusos del doctor”.

“Estoy sorprendido por la cantidad de adhesiones que tengo. Y a la vez lamento que por culpa mía se haya armado una brecha en Gualeguaychú, esa parte me duele; siempre ha sido un pueblo unido y que unos estén a favor y otros en contra, me duele, pero habrá que aguantársela”, afirmó Rivas, en declaraciones Canal Once de Paraná.

Respecto de las denuncias que pesan en su contra, dijo que está “muy tranquilo porque todo esto está muy inflado, hablan de 2000 casos, está todo muy armado”, aunque dijo no saber quién podría estar detrás de ello. “Supongo que alguien habrá hecho algo, tampoco creo que (Daniel) Enz haya armado todo esto porque me odia, algo habrá, vamos a ver”.

Este lunes, en Tribunales, será puesto al corriente de las cuatro denuncias en su contra, y tendrá la posibilidad de ofrecer sus descargos.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.