La sesión de este jueves del Concejo Deliberante, tediosa, enredada, con un tono chillón y chicanas convenientemente dosificadas, no pudo avanzar en su cometido: dar tratamiento y aprobación a dos ordenanzas clave para la administración del intendente Sergio Varisco, la Tributaria y el Presupuesto 2019.

Fue la segunda sesión extraordinaria citada por Varisco para avanzar con esos dos proyectos, pero el entrevero se impuso a todo: pasadas las 14,30, la presidenta del Concejo, Josefina Etienot (Cambiemos), anunció que se pasaba a un cuarto intermedio hasta el próximo miércoles, a las 9,30. Fue el final de una discusión que transitó por muchos momentos sobre terreno yermo.

“Acá yo estoy para moderar”, había dicho Etienot cuando el pleno del Concejo votó la moción de la presidenta del bloque de Cambiemos, Karina Llanes, de sesionar en comisión para tratar Presupuesto y Tributaria. Pero la viceintendenta no pudo sostener ese rol, y tuvo una participación activa, llegando incluso a interpelar a los dos funcionarios que se hicieron presentes para explicar los números: la secretaria de Hacienda, Cristina Ruberto, y el director de la Administradora Fiscal Municipal (Afim), Oscar Rubano.

Etienot manejó los tiempos, las pausas y los tonos de la discusión, y ni siquiera dio espacio a tratar dos sucesivas mociones de la jefa del bloque Cambiemos, que pidió clausurar el debate y votar la Tributaria, ni tampoco del vicepresidente primero del Concejo, Emanuel Gainza (Cambiemos), que acompañó esa moción. Pasó por alto esas peticiones, y siguió dándole la palabra a los integrantes del bloque del Frente para la Victoria.

Rubano alzaba la voz, por momentos parecía molesto con las preguntas del bloque de la oposición; Ruberto, más contemporizadora, logró poner en porcentajes el nivel de aumentos que traerá la Tributaria 2019. Etienot interrumpía y hacía preguntas desde el estrado de presidencia. Al final, metió el aguijón: quiso saber la viceintendenta si los aumentos en los tributos servirían para que el intendente Varisco mejore los servicios o para financiar actividades ilícitas, como sospecha la Justicia Federal.

Cuando estaba claro que Cambiemos no iba a seguir con el debate in eternum en el recinto, surgió la moción para votar la Tributaria, pero una discusión sobre el número de votos necesarios para los 2/3 derivó en dos cuartos intermedios, y, luego, un compás de espera hasta el miércoles. Desde su asiento de presidenta del Concejo, Etienot usó una irónica frase para defenestrar a su propio bloque: “Acá hay dos mociones para votar: decir la verdad o profundizar la hipocresía”.

El bloque Cambiemos no podía disimular la incomodidad con Etienot, y fue la edil María Marta Zuiani la que le respondió: “Acá la presidencia está cayendo en una irregularidad para que no se aprueben estas ordenanzas.  Hay un avasallamiento sobre la interpretación que hace del reglamento. La presidencia está buscando el fracaso de la sesión”.

Etienot le respondió y puso el dedo en la llaga: “Cambiemos no juntó los votos (para tratar sobre tablas Presupuesto y Tributaria). Se acostumbraron a tener mayoría y hoy no la tienen por la ausencia del concejal (Pablo) Hernández –detenido con prisión preventiva por la causa que investiga a la banda narco de Daniel “Tavi” Celis-. Les quiero recordar que si estas ordenanzas se apruebas sin respetar la reglamentación, cuando el intendente quiera cobrar las tasas con aumento, les pueden llover los juicios”.

Durante la larguísima sesión –iniciada pasadas las 10, terminó luego de las 14,30-, los concejales del Frente para la Victoria no vieron satisfechas sus aspiraciones de conseguir explicaciones de los funcionarios que se hicieron presentes en el recinto. Las preguntas de los ediles Cristina Sosa, Stefanía Cora, David Cáceres y Enrique Ríos fueron respondidas a medias. Enfrente, el bloque de Cambiemos resbalaba en su propia falta de organicidad.

Subas

De lo único que se pudo hablar en la sesión de este miércoles fue de los porcentajes de aumentos que contiene la Tributaria 2019 –el Presupuesto no se llegó a analizar-, y fue a pedido de Etienot que los funcionarios accedieron a dar los porcentajes de variación que habrá.

El director de la Afim aclaró que las partidas se zonifican en cuatro áreas: 1 es el radio céntrico; 2, un poco más alejado del centro, pero dentro de boulevares; 4 y 5, fuera de boulevares; y  7, la zona de quintas.

Rubano quiso hablar de montos y no de porcentajes –argumentó que no tenía los datos finos- pero Etienot impuso su criterio: quiso índices de aumento y no variaciones de cifras.

La secretaria de Hacienda empezó a detallar los porcentajes de aumento, aunque la sesión transitó por climas de caos que hicieron naufragar la exposición de la funcionaria.

En Tasa General Inmobiliaria, en las zonas 1 y 2, habrá aumentos promedio del 44,44% para inmuebles edificados; del 53% en cocheras; y del 45% en baldíos.

En zonas 3 y 4, los edificios tendrán subas del 47%; las cocheras, del 39%, y los baldíos, del 44,44%:

En zonas 5, 6 y 7, los edificios pagarán un aumento del 51,18%, las cocheras, del 64,63%, y los baldíos, 42,92%.

 

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.