Por Jorgelina Londero (*)

 

 

“Cómo sería este mundo sin capital
donde la humanidad fuera fundamental
sin patrones ni amos
ni el nuevo orden mundial.
Cómo sería este mundo sin capital
y sin tu fuerza policial” (1)

 

Segundo paro internacional en ocasión del Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras. El tercero a nivel nacional. Nosotras juntas y organizadas, acordando en la diversidad, somos la oposición más fuerte a esta fase apocalíptica del patriarcado y el capitalismo. Nosotras estamos haciendo historia en todos lados. En Paraná, en Argentina y en el mundo gritaremos: ¡Si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras!
“Mujer escucha y únete a la lucha” (2)

Más de tres siglos tiene el movimiento de mujeres denunciando y exigiendo derechos para las humanas. En la Europa de la inquisición religiosa, las mujeres ardían en el fuego, castigadas por su propia sabiduría.

En la Europa “revolucionaria” de la declaración de los derechos del hombre, las cabezas de las mujeres rodaban después de pasar por la guillotina que les cortaba la posibilidad de esgrimir argumentos.

El Encuentro Nacional de Mujeres en Argentina -que es único en el mundo- tiene treinta y dos años y en la “democracia argenta” anterior y en la actual (democracia por decirlo de alguna manera establecida) las mujeres fueron/fuimos ninguneadas, violentadas y reprimidas con el brazo ejecutor de la opinión pública y el Estado paternalista y policial (muchas veces y hasta el año pasado).

Trece años tiene la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en nuestro país, enfrentando el fundamentalismo de los medios masivos y comerciales y la imposibilidad político-socio-histórico-cultural de vernos, entendernos y valorarnos como personas con pleno ejercicio de derechos; motivo por el que nos siguen estigmatizando de maneras diferentes y todavía insisten en negarnos la soberanía de nuestros cuerpos.

En el 2016, nosotras, las herederas de las quemadas, las decapitadas, las invisibilizadas, las violentadas, las que abrazamos de calladas fuimos la primera fuerza política en hacer un paro para enfrentar la violencia estatal y el ajuste de esta gestión gubernamental nacional.

En el 2017, hicimos el primer paro internacional para oponernos a la derecha despiadada.

Desde antes y para siempre seremos las que luchan cantando, bailando, con alegre rebeldía y abrazadas entre los colores de nuestras insignias.

Nosotras compartimos experiencias y así nos convidamos fortaleza.
Nosotras somos las brujas que no van a poder quemar.
Nosotras somos las que el capitalismo no pudo, ni podrá jamás convencer.
Nosotras somos.
Somos sujetas políticas.
Somos decisoras.
Juntas somos poderosas.
Y queremos más.

Queremos todo lo que nos ha sido negado por el hetoropatriarcado, las religiones y el capitalismo.
Deseamos la libertad sobre todas las libertades. La libertad de conocer, reconocer, vivenciar y disfrutar de nuestros cuerpos.

Deseamos la tierra, la redistribución del poder y los recursos.
Deseamos equidad y ninguna forma de explotación para ningún ser que habite la faz de la tierra.

El próximo 8 de marzo casi un centenar de países, miles de ciudades en el mundo, decenas de comunidades y todo el movimiento de mujeres diremos a la vez: ¡Nosotras paramos!

“La lucha debe ser por una vida vivible” (3)

Nosotras somos, decimos y hacemos.
Somos las que distribuimos el agua y la comida, limpiamos, lavamos, trabajamos adentro y afuera del hogar, curamos y acompañamos.

Todo esto que ustedes nos dijeron que es amor, nosotras ahora entendemos que es trabajo.
Trabajo invisibilizado y no remunerado.

No hay ningún agradecimiento que tenga el valor del trabajo que hacemos.
Nuestro trabajo le da fortaleza al patriarcado y al capitalismo.
Nos tomó un tiempo pero lo comprendimos.

Somos la fuerza de dos sistemas por tanto podemos ser la potencia que modifique o destruya los dos sistemas.

Con tanto nosotras decimos:

Dejen de agredirnos, golpearnos, violarnos y matarnos porque si tocan a una respondemos miles.

Dejen de intentar disciplinarnos y decirnos quiénes ser, cómo ser y cuándo ser porque nunca más seremos sumisas.

Somos y seremos rebeldes y locas todas.
Nosotras estamos haciendo que el beso signifique, que el abrazo sea inmenso y que la palabra empodere.
Nosotras somos la disidencia de cuerpo presente.
Nosotras hacemos lo que ustedes condenan.
Nosotras somos muchas y hacemos una diferencia.
Nosotras hacemos que nuestras vidas valgan.
Y si esto no les queda claro y nuestras vidas no valen nada para ustedes ¡produzcan sin nosotras!
“Si el papa fuera mujer el aborto sería ley” (4)

A pocos días del Paro Internacional de Mujeres en nuestro país aparece la posibilidad de que la Ley de Aborto sea debatida por primera vez en el Congreso de la Nación.

La gran deuda de la democracia con las mujeres sufragistas contemporáneas es ahora también el tremendo logro del movimiento de mujeres que ya hace unos años pudimos poner en agenda mediática esta problemática de salud pública y que con mucha lucha conseguimos la despenalización social del aborto.

Trece años tiene la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en nuestro país y es la séptima vez que presentaremos el proyecto en la Cámara de Diputados.

“Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir” es el lema que empodera la iniciativa pero que no se termina en la sanción de la Ley, sino que empieza después de esta con el objetivo de conseguir un Estado que se responsabilice de sus deberes en la garantía del ejercicio de los derechos, una ciudadanía que respete, religiones que no interfieran y mujeres que puedan decidir si desean ser madres, cuándo y cómo.
¡Ni patriarcado ni capitalismo, a la lucha!

Pase lo que pase en el mes de marzo (o en todo el año y el tiempo venidero) en la vida socio-política-institucional y parlamentaria de la República Argentina estos acuerdos/certezas nos quedan:

Nosotras no nos callamos más.
Nosotras no nos escondemos más.
Nosotras no pedimos más permiso.
Nosotras no tenemos más miedo.
Nosotras vamos por todo lo que entendemos que nos significa una vida libre, digna y feliz.
Nosotras deseamos construir otro mundo.
Nosotras estamos “en las calles, en las casas y en las camas” (5).
Nosotras estamos haciendo nuestra revolución.
(1) Ana Tijoux letra de “Todo se desvanece en el aire”
(2) Lema feminista.
(3) Judith Butler, filósofa post-estructuralista que ha realizado importantes aportes al feminismo.
(4) Cántico del movimiento abortista en Argentina.
(5) Consigna feminista.

 

 

(*) Activista feminista.