Puntualmente a las 17, desde una ermita a “la Mater”, Nuestra Señora de Schoenstatt, partirá, desde Hasenkamp, la edición 2017 de la Peregrinación de los Pueblos, la marcha a pie de 90 kilómetros que a lo largo de más de 24 horas unirá esa ciudad con Paraná.

El punto final de los peregrinos será el santuario de La Loma, en el barrio Paracao.

En esta 35° edición el lema es “Madre, danos la alegría del Amor”, una frase que está en la segunda exhortación apostólica postsinodal del Papa Francisco, en  un documento que trata sobre el amor en la familia.

 

A pesar de las lloviznas de las últimas horas, la última novedad que dieron desde la organización es que la convocatoria no se suspende, de momento.

 

En ese marco, los organizadores dieron algunas pautas para quienes se quieran sumar a la peregrinación.

 

Consejos prácticos:

• Vestimenta: ropa holgada y clara. Gorra. Abrigo para la noche. Bolsa de plástico para cubrirse en caso de lluvia.
• Identificación: con nombre y apellido, comunidad a la que pertenece, grupo sanguíneo. Para las mochilas: nombre y apellido, comunidad y teléfono.
• Cada peregrino debe preverse su cena y almuerzo. Llevar taza para el desayuno, que será gratuito.
• Consultar con el médico si puede peregrinar. Se recomienda tomar agua con frecuencia; comer frutas y caramelos. Llevar curitas, talco, aspirinas, cremas (para el sol y para dolores musculares).
• En cada descanso realizar ejercicios de estiramiento y elongación.
• Llevar siempre un vaso para poder tomar agua.

La última edición de la Peregrinación de los Pueblos, en 2016, no pudo completar su recorrido debido a las inclemencias climáticas: una lluvia obligó a suspender la marcha.

Fue la tercera suspensión por lluvia de la peregrinación, que surgió en 1983. En 2004 y en 2006 las lluvias habían aguado la marcha de los peregrinos, y en 2014 los sorprendió ya en el tramo final.

La Peregrinación de los Pueblos une Hasenkamp con Paraná a lo largo de 90 kilómetros, durante una caminata de más de 24 horas.

La iniciaron dos jóvenes hasenkampenses.

Jorge Quirós y Amelio Rodríguez tomaron la decisión el viernes 14 de octubre de 1983, a las 19: primero rezaron el rosario en la Parroquia San José, y media hora después estaban en la ruta, la ruta provincial 32, las mochilas al hombro, comida y agua en las mochilas al hombro, una imagen de la Virgen María en los brazos. Nada más.

Pero aquella vez no pudieron. Una tormenta los sorprendió a poco de salir y los obligo´a desistir. El fin de semana siguiente lo intentaron, y lograron llegar a Paraná.

En 2000, el entonces arzobispo Estanislao Karlic la incluyó en el calendario litúrgico y le impuso la necesidad de nombrar un sacerdote responsable. Desde entonces ha venido creciendo, hasta congregar a más de 20 mil personas peregrinando.

 
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.