La Cámara de Diputados de la Nación aprobó este jueves por la mañana la interrupción voluntaria del embarazo por 129 votos a favor, 125 en contra y 1 abstención. Con la media sanción, la medida se tratará en el Senado para intentar que sea ley.

La media sanción ocurrió luego de una extensísima jornada de debates en Diputados, que empezó a las 11 del miércoles, y concluyó pasadas las 1o de este jueves, frente al cerrado rechazo de casi la mitad de la Cámara Baja, y la reacción contraria de los grupos “pro vida”, en especial la Iglesia Católica.

Desde la Iglesia de Paraná no hubo un pronunciamiento propio, sino que se limitó a replicar, primero, el pronunciamiento de la ONG Unidad Provida, que dijo:  “Lamentamos profundamente que una mayoría circunstancial de los diputados elegidos por el voto popular se hayan inclinado por una alternativa injusta y contraria a los derechos humanos fundamentales, como lo es atentar contra el derecho a la vida, desoyendo a la mayoría de los argentinos. Este lamentable resultado no nos amedrenta. Nos fortalece”.

También la curia paranaense replicó  la postura de la Comisión Ejecutiva y de la Comisión Episcopal de Laicos y Familia del Episcopado que afirmó sentir “dolor” por el resultado de la votación en el Congreso.

“Pero el dolor por el olvido y la exclusión de los inocentes debe transformarse en fuerza y esperanza, para seguir luchando por la dignidad de toda vida humana. Seguimos sosteniendo la necesidad que en el debate legislativo que continúa, pueda haber diálogo. La situación de las mujeres frente a un embarazo no esperado, la exposición a la pobreza, a la marginalidad social y la violencia de género, siguen sin tener respuesta. Simplemente se ha sumado otro trauma, el aborto. Seguimos llegando tarde”, dijo el Episcopado.

El cura Leandro Bonnin, nacido en 1° de Mayo, departamento Colón, ahora residente en Villa Berthet, Chaco, posteó en su muro de Facebook un video, con esta frase: “No bajemos los brazos!!! Esto recién comienza. La vida vence”.