El 44% de los argentinos está a favor de la despenalización del aborto, mientras que el 41% rechaza legalizar la interrupción de un embarazo, con un 15% de la población que aún no tiene una opinión formada, según se desprende de una encuesta de Opina Argentina.

 

En cuanto a la segmentación por sexo que incluyó el sondeo las mujeres son quienes más se oponen al aborto. Un 44% de encuestadas femeninas respondió negativamente, similar al 43% que se mostró a favor y con un 13% de indecisas. Por su parte, entre los hombres el 46% respaldó que se despenalice la interrupción del embarazo, con un 38% que estuvo en contra y un 16% sin opinión formada, consignó la agencia Noticias Argentinas.

 

En tanto, los más jóvenes se muestran de acuerdo con la legalización en mayor proporción que los adultos mayores, donde el resultado se da vuelta para la penalización. Casi la mitad (49%) de los encuestados en la franja etaria que abarca de 18 a 29 años se pronunció a favor del aborto legal, con un 37% en contra.

 

Esas cifras comienzan a revertirse entre las personas de entre 30 y 49 años, con un 45% que quiere que sea legal la interrupción del embarazo y un 40% que pretende que el tema continúe como hasta ahora.

 

Por último, un 46% de los mayores de 50 años no desean la interrupción del embarazo, frente a un 41% que sí. Algo similar se observa en relación al nivel económico de los consultados. A medida que esa condición es más alta, los números son ampliamente superiores para la despenalización en referencia con los sectores más pobres.

 

De esta manera, prácticamente una de cada dos personas con ingresos menores (49%) rechaza la legalización del aborto, frente a un 31% que está a favor.

 

La situación se modifica en el nivel medio, donde el 55% considera necesaria la legalización frente a un 28% que se opone. En tanto, casi dos de cada tres de los hogares más pudientes se expresaron a favor con un rotundo 62%, con un 30% que opinó en contra.

 

De acuerdo a la encuesta, no registra demasiadas variaciones de acuerdo al perfil de los votantes. Sin embargo, los electores de Cambiemos son los únicos en los que gana la opción que rechaza la legalización, con un ajustado 44%, frente a un 42% que está a favor.

 

Asimismo, los encuestados vinculados al espacio político de Cristina Fernández de Kirchner se mostraron a favor de la despenalización con un 46%, frente a un 40% que la rechazó. En el medio de ambos partidos estuvieron los identificados con el Frente Renovador de Sergio Massa, que cosechó un 44% de adhesiones al aborto legal y un 40% de negativas.