Con banderas argentinas, globos rojos y carteles en contra del aborto legal, seguro y gratuito, se llevó a cabo la segunda marcha “pro vida” en Paraná, a tres días de que el proyecto por la interrupción legal del embarazo sea tratado en la Cámara de Diputados de la Nación.

La marcha congregó a cerca de 25 mil personas en la Costanera paranaense, según cálculos de los organizadores. Hubo familias, grupos de Acción Católica, evangelistas, militantes nacionalistas y algunos dirigentes políticos vinculados al peronismo y a Cambiemos. Además, hubo una fuerte presencia de la curia, con el veterano cardenal Esteban Karlic, entre las más importantes.

La manifestación partió pasadas las 15 de este domingo desde la Plaza Le Petit Pissant (donde está la Locomotora La Pastora), hacia la zona del Puerto. A la cabeza de la manifestación, estuvo un grupo de jóvenes, le siguieron las mujeres embarazadas y detrás, los profesionales de la salud que militan la consigna “salvar las dos vidas”.

En la zona del Puerto, donde culminó la marcha, miles de personas abuchearon a los legisladores nacionales por Entre Ríos que están a favor de la despenalización y legalización del aborto, mientras que aplaudieron a aquellos que anunciaron su voto en contra.

Entre la dirigencia que agitó banderas celestes y blancas y posó con carteles “pro vida” se encontraban la viceintendenta de Paraná, Josefina Etienot, y el diputado provincial Esteban Vitor, ambos de Cambiemos.

En medio de la algarabía, ambos quedaron en silencio cuando los organizadores tildaron de “genocidas” a los diputados que apoyan el proyecto por el aborto legal, seguro y gratuito, entre los cuales se encuentra la macrista Yanina Gayol.

“A favor del genocidio del aborto, Yanina Gayol, de Cambiemos; Juan Manuel Huss, del PJ, y Juan José Bahillo, también del PJ”,  dijo una voz femenina por altoparlante y los abucheos se hicieron sentir.

Luego hubo aplausos para los diputados que están “a favor de las dos vidas”. Ellos son, según los organizadores de la marcha: Julio Solanas y Mayda Cresto, del PJ; y Alicia Fregonese, de Cambiemos. Luego llamaron a que los indecisos definan una postura. “Hay dos diputados que no han dado su postura pública: Jorge Lacoste y Atilio Benedetti. Sí a la vida, queremos decirles a todos los legisladores”, cerró una de las locutoras de la marcha.

Otra figura que se destacó en la manifestación fue el médico cardiólogo César Pazo, quien encabezó un grupo de profesionales médicos que están en contra del proyecto por la legalización del aborto.

Pazo es conocido por su militancia política: primero en el partido nacionalista Partido Popular de la Reconstrucción (PPR),  que reivindicaba al líder carapintada Mohamed Alí Seineldín; y luego en el Frente Renovador, partido en el que se presentó como precandidato a intendente de Paraná en 2015.

Pero al médico también se lo recuerda por haber sido denunciado por una mujer  a la que el 11 de agosto de 2011 le negaron un aborto terapéutico en el hospital San Martín. La interrupción del embarazo le fue aconsejada a Mirta G por un grupo de expertos del Hospital San Roque, que consideraron que estaba en riesgo su vida. Pero su intervención le fue negada, luego de la irrupción de Pazo.

A raíz de esa situación, poco después, la mujer sufrió un accidente cerebro vascular con consecuencias irreversibles y demandó al Estado un resarcimiento económico de 950 mil pesos.

En la demanda judicial, presentada en 2013, la mujer contó que justo cuando se la iba a intervenir en el Hospital San Martin “irrumpe clandestinamente un profesional con prestación de servicios en el hospital (San Martín), el doctor César Pazo, cardiólogo, quien le dijo a Mirta que lo que le iban a hacer es un crimen, y que por ello él, personalmente iba a gestionar la interrupción de la cirugía prevista para abortar el embarazo”.

Hoy Pazo encabezó a los profesionales médicos que están en contra de la interrupción voluntaria del embarazo. Había enfermeras, pediatras, parteras y obstetras.  “Nosotros los profesionales de la salud queremos renovar nuestra promesa que hicimos hace muchos años. Sabemos que en ese vientre de esa mamá hay un bebé, y eso no se puede refutar. Es una vida. Nosotros tenemos profesión, hemos estudiado para defender la vida, no estudiamos para matar”, dijeron a coro.

Y agregaron: “Ante los acontecimiento que están ocurriendo en nuestra patria, como profesionales de la salud queremos comprometernos nuevamente a tener absoluto respeto por la vida humana desde el instante de la concepción, y no utilizar ni aún bajo amenazas nuestros conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad”.

Por último, los manifestantes exigieron al gobernador Gustavo Bordet y a la ministra de Salud Sonia Velázquez la eliminación del protocolo de aborto no punible, aprobado en 2017, y que está a tono con un fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Para los grupos antiderechos, el protocolo es inconstitucional.

Enseguida, llamaron a reforzar la campaña contra el aborto legal, seguro y gratuito: “Se terminó la comodidad y el silencio cómplice, la patria reclama nuestra valentía para defender la vida de nuestros niños que nos quieren imponer un genocidio, al que quieren  que entremos callados como ovejas que caminan al matadero. No permitiremos que nuestra tierra sea regada por sangre inocente. Honremos la bandera que juramos  defender, es la hora de darlo todo, hoy digamos salvemos las dos vidas”, finalizaron.

 

 

Gonzalo Núñez

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.