El cura Juan Diego Escobar Gaviria está, desde hoy, alojado en la casa general de la Asociación Clerical Cruzada del Espíritu Santo, en Paraná, al 500 de la calle Comandante Espora.
Lo comunicaron hoy los abogados defensores Milton Urrutia y Juan Pablo Temón, durante una audiencia que tuvo lugar en el despacho del juez de Garantías de Nogoyá, Gustavo Acosta.
Urrutia y Temón tienen a su cargo la defensa técnica del sacerdote, que tiene tres denuncias por abuso de menores que habrían ocurrido mientras fue párroco de San Lucas Evangelista, de Lucas González, entre 2005 y el 27 de octubre pasado, cuando fue suspendido por decisión del arzobispo Juan Alberto Puiggari.
El curta fue apartado del servicio activo en la Iglesia después de que las monjas que dirigente el Colegio Castro Barros San José se presentaran ante el defensor oficial, Oscar Rossi, con una denuncia por abuso de un nene de 11 años.
Escobar Gaviria fue a parar con sus huesos a la cárcel de Victoria, de donde fue sacado luego de que sus defensores apelaran la decisión del juez Acosta, quien le dictó la prisión preventiva, por 20 días. Fue entonces recluido en Oro Verde, pero allí los problemas no tardaron en aparecer.
Un exjuez Penal de Menores se presentó ante los fiscales Federico Uriburu y Rodrigo Molina y dijo que el domicilio que había fijado como propio el cura, al 200 de la calle Los Cardenales, en realidad lo ocupa el hijo de su esposa, por lo cual pidió que esa dirección no fuera tenida en cuenta.
La situación derivó en un planteo de los fiscales, que pidieron la audiencia de esta mañana para aclarar el asunto. Se esperaba la presencia de Escobar Gaviria, pero finalmente no se presentó. Sí estuvieron sus defensores, quienes convinieron con el juez Acosta reubicar al cura.
Desde hoy está alojado en la cale Comandante Espora.
Aunque se trata de un domicilio provisorio.
Mañana Escobar Gaviria acordará con el arzobispo Puiggari su nuevo destino.

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.