La Agrupación Rojo y Negro de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) salió a poner distancia del acuerdo salarial que rubricó el sindicato en el marco de la paritaria.

El miércoles 24, en Larroque, Agmer aceptó la oferta salarial del Gobierno, pero con voto dividido: 65 a 56, y así se cerró la discusión paritaria de 2019 y hasta febrer0 de 2020.

Al respecto, la Rojo y Negro destacó que el gremio “aceptó la propuesta del Gobierno, tras una larga discusión que empezó el lunes en las aulas entrerrianas y terminó en la votación dividida del congreso de la entidad, que se desarrolló en Larroque. El escenario que padecemos los trabajadores nos dice que la lucha salarial no termina acá, más allá de la alegría que comunicó Bordet”.

“Antes que nada -señalaron-, destacamos la participación de los trabajadores de la educación en semejante escenario económico y político, no sólo a través del debate en asamblea, sino con todas las acciones de visibilización, denuncia y reclamo que asumimos durante estas jornadas. Las asambleas escolares rechazaron la propuesta (en Concordia lo hicieron 100 escuelas contra 34 que aceptaron), reivindicamos el compromiso de los congresales que honran el mandato de sus compañeros de escuela. Que ese mapa no sea para nada coincidente con el territorio electoral, es muestra de la madurez del debate y de la complejidad en la que vivimos”.

Pero a pesar de ese entendimiento entre el gremio y la administración del gobernador Gustavo Bordet, desde la oposición de Agmer -que controla cinco seccionales, Paraná, Nogoyá, Tala, Federación y Villaguay- apuntan que “el sueldo no alcanza, las escuelas se nos caen a pedazos, la estructura administrativa del sistema es un caos que sigue sumando desconcierto con improvisaciones como el médico auditor, nuestra voz colectiva es un testimonio ineludible que no se callará ante semejante realidad”.

En ese sentido, aseguran: “A su vez, debemos resaltar que la evidente indignación que expresamos los trabajadores de la educación es absolutamente legítima. Repudiamos cualquier intento de minimizarla, como también los diversos oportunismos, tanto gremiales como partidarios, que intentan sacar provecho de ella sin comprometerse realmente con la Educación Pública. De poses y sobreactuaciones ajenas está llena nuestra historia, pero también de gestas y embestidas propias”.

“Es más, ese enojo inocultable debe ser el dato relevante. Desde que el gobierno presentó la propuesta el lunes, hasta hoy, el peso se devaluó un 10 %, los “precios esenciales” son una mentira desde el principio y la inflación se sigue alejando aceleradamente de nuestros sueldos -indican-. Bordet celebró la aceptación y dice conocer las necesidades de los docentes. Una cosa o la otra, si realmente conociera nuestras necesidades hubiese dado respuesta a nuestra situación cada vez más precarizada. Bordet está feliz, mientras los docentes seguimos furiosos y el sueldo cada vez alcanza para menos. La lucha salarial no termina acá y un paso clave es la elección de delegados de Agmer, que fortalece el mandato de nuestras escuelas”.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.