El último congreso provincial de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Riós (Agmer) incluyó un novedoso pronunciamiento respecto de la situación provincial y nacional, y en particular el escenario creado para el sector gremial ante la sanción del paquete de leyes de reforma previsional, laboral y fiscal que impulsa el gobierno de Mauricio Macri que plantea, en la visión del sindicato, “un complejo, duro y particular momento para la clase trabajadora”.

“En la Argentina, el gobierno nacional avanza con la segunda fase de su programa conservador, neoliberal y decididamente represivo”, señaló Agmer, y destacó que la primera fase fue “la megadevaluación y más inflación, los despidos, los tarifazos, la rescisión de contratos, el fin de las paritarias, el endeudamiento y la persecución contra la lucha popular, a la par de la instalación de un discurso agresivo contra las organizaciones sociales, los sindicatos, los organismos de derechos humanos, periodistas y todo aquel que exprese un pensamiento crítico”.

“La segunda parte viene de la mano de un conjunto de reformas y proyectos que empalma con otras en tránsito: las reformas previsional, tributaria, laboral, el nuevo pacto fiscal, junto a la sanitaria y educativa desde el llamado Plan Maestro. Todas estas, parte del ´reformismo permanente´ que anunció el presidente Mauricio Macri articulan como una sola reforma cuyo denominador común es el achique del estado, la mercantilización del conocimiento y la meritocracia; y la quita de derechos sociales y democráticos”.

En ese marco, subrayó el sindicato, que en la provincia  “es público y notorio el alineamiento del gobernador Bordet al gobierno nacional, que se observó en la firma acrítica del nuevo pacto fiscal sin aclarar sus repercusiones para la Caja de Jubilaciones de la provincia ni en convocarnos formalmente para informarnos sobre sus definiciones políticas en un contexto de incertidumbre, en adherir a la reforma de la ley de ART sin ningún consenso de los trabajadores y una política de salarios por debajo de la inflación real. En el vergonzoso compromiso de renunciar a todo reclamo por la deuda del Estado Nacional con la provincia por no haber cumplido con el 34% que establece la Ley de Coparticipación. En la sanción sobre tablas de un presupuesto 2018, caracterizado como de recorte, ajuste y achique; al mantener la misma cantidad de horas cátedra que el de 2017, y sobre todo por las fantasiosas previsiones sobre un interanual de 17%”.

“Es en este contexto que sin una convocatoria del gobernador para dar una respuesta y una perspectiva clara para los trabajadores es que peligra el normal inicio del ciclo lectivo para el año 2018”, advirtió.

 

“Declaramos el estado de asamblea, movilización y sesión permanente ante los embates contra nuestros derechos”, alertó, y agregó:  “Repudiamos con todas nuestras fuerzas cada uno de los actos de represión del gobierno nacional, particularmente a docentes que han sido atacados, y lo mismo ocurrirá si el gobierno provincial intenta replicar esa grave senda. Libertad a los presos por luchar. Convocamos a toda la docencia a permanecer unida, solidaria y organizada para defender cada uno de nuestros derechos a una infancia protegida, al trabajo, a la protesta y a jubilación digna. Reivindicamos la lucha de cada uno de los compañeros y compañeras que se expresado en los últimos días en las calles de Entre Ríos, de Buenos Aires y del país contra la nefasta reforma previsional, desde nuestro sindicato de base, las centrales sindicales a que pertenecemos y el pueblo en general”.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.