La Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) recibió “con enorme preocupación la suspensión de la convocatoria” de la reunión prevista para este martes para discutir salarios.

Y a raíz de ese aplazamiento resolvió ratificar el paro de 48 horas de miércoles y jueves, medida a la que también se pliega la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET).

En esa instancia, los sindicatos docentes esperaban que se diera “cumplimiento a las demandas del colectivo docente que fueran aprobadas en el último congreso de la entidad el pasado viernes 5 en la localidad de Ibicuy”.

El congreso de Agmer del viernes emplazó al Gobierno a presentar una propuesta de recomposición salarial antes del martes. De no ser así, los congresales aprobaron un paro de 48 horas para miércoles 10 y jueves 11. En ese escenario, el Gobierno decidió suspender la convocatoria a reunión de este martes ante lo que entendió como un escenario extorsivo de parte del sindicato docente.

“Como sindicato somos conscientes de la importancia de contar con las escuelas abiertas y llenas de estudiantes, razón por la cual se había resuelto supeditar a lo que surgiera de la audiencia de mañana la ejecución de las medidas de fuerza mandatadas por el conjunto de la docencia entrerriana, aún cuando la patronal viene incumpliendo de forma deliberada con lo establecido por el acuerdo paritario del 21 de mayo, donde el propio gobierno se comprometió a convocarnos para volver a discutir la pauta salarial dentro de los 10 días de conocida la inflación por encima del 19% otorgado, lo cual ocurrió el pasado 15 de agosto”, planteó el Gobierno.

Y agregó: “Mientras las y los docentes de la provincia debemos afrontar el vertiginoso incremento en el costo de vida como consecuencia de los aumentos de precios en el combustible, las tarifas de los servicios públicos y los bienes de primera necesidad, la presidente del Consejo General de Educación, Marta Irazábal, ve únicamente lo que define como “métodos coercitivos” entre quienes sostenemos cotidianamente y en condiciones desfavorables las escuelas públicas entrerrianas, cuando lo que debiera hacer es ocuparse de garantizar el cumplimiento de lo acordado en paritaria por el gobierno a través de las autoridades políticas del organismo que ella misma encabeza”.

“Volvemos una vez más a reiterar que nuestro compromiso es con la escuela pública y con los derechos de las y los trabajadores de la educación, lo cual no es en absoluto incompatible si se respetan las leyes laborales en las que el gobierno dice ampararse pero de cuyo cumplimiento no da cuenta. Un gobierno que, a diferencia de lo expresado por la funcionaria política, no actúa realmente de buena fe y extorsiona a la clase trabajadora con el pago de salarios por debajo de la inflación y la aplicación de descuentos”, observó el gremio.

Y apuntó: De esta manera, frente a la voluntad del colectivo docente de esperar a la convocatoria para discutir los salarios a pesar de que ésta llega tarde, la única respuesta de la patronal es suspender la audiencia y ratificar el descuento persecutorio por el legítimo ejercicio del derecho de huelga. Es posible que el CGE no sea responsable de la macroeconomía y de los índices inflacionarios, como señala Irazábal, pero sí es responsable de cumplir con los acuerdos firmados en lugar de realizar declaraciones que solamente buscan amedrentar la lucha docente por salarios dignos”.

En ese marco, el gremio ratificó  los paros de 48 horas para el miércoles 10 y jueves 11 y de 24 horas para el jueves 18.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.