Entre febrero y marzo, anunció el gobernador Gustavo Bordet, se abrirá la discusión paritaria en la provincia. No antes. Y la pauta inflacionaria prevista en el Presupuesto de 2018, que regirá la discusión salarial, será del 15%.

Aunque desde la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) entienden que la negociación debe abrirse con suficiente tiempo de modo de permitir la discusión en asambleas.

El calendario escolar 2018 establece que el 19 de febrero ya deben presentarse los docentes en las escuelas, y el inicio de clases está previsto para el lunes 5 de marzo.

El 20 de diciembre se realizó el último congreso provincial de Agmer, en Gualeguay, y entonces planteó “la posibilidad de no iniciar el ciclo lectivo 2018, en caso de que no haya una propuesta salarial que responda a las necesidades de los docentes y/o que no se garantice que la Ley de Jubilaciones y Pensiones”.

“Nosotros planteamos muy fuertemente que necesitamos ser convocados para discutir salarios con tiempo. Claramente el congreso del 20 de diciembre nos mandató que, si no hay oferta salarial que responda a las expectativas docentes y/o si se plantea alguna reforma del sistema previsional, no vamos a comenzar las clases”, advierte Guillermo Zampedri, secretario gremial de Agmer.

Y agrega: “Decimos, con claridad, que le estamos planteando al gobernador (Gustavo) Bordet que queremos ser convocados para discutir salarios con tiempo. Nosotros necesitamos tiempo para activar los mecanismos de resolución en nuestro sindicato. Entonces, estamos planteando que debemos ser convocados los primeros días de febrero para empezar un proceso de discusión, porque los dirigentes de Agmer, claramente, entre la situación de paro y las clases, elegimos dar clases. Pero siempre y cuando los trabajadores de la educación de Entre Ríos tengamos un proceso de recomposición salarial que nos permita encaminar el proceso de no pérdida de poder adquisitivo de nuestro salario”.

-¿Hablan de porcentaje de aumento?

-Nosotros no ponemos porcentajes porque no queremos quedar entrampados. Decimos que las expectativas inflacionarias de consultoras cercanas al gobierno nacional hablan del 19 al 24%. Nosotros no hablamos de porcentajes. Simplemente pedimos una recomposición salarial que atienda las demandas que los compañeros consideran que es necesario para tener un salario digno, que cubra las necesidades. Pero además, decimos que las ofertas no las aceptamos o no las rechazamos los dirigentes. Las ponemos a discusión en las asambleas de las escuelas, en las asambleas de seccionales, y finalmente es el congreso el que resuelve. Los dirigentes tenemos opinión, pero quien resuelve finalmente es el congreso.

-¿Condiciona lo que establece la Nación respecto de las paritarias a lo que se pueda resolver en la provincia?

-La política nacional es determinante para lo que se hace en la provincia. Claramente vivimos en un contexto de ajuste, de achique, de endeudamiento interno. La política neoliberal del macrismo es determinante en la provincia. Hay una perspectiva de vaciamiento de la escuela pública, hay una perspectiva del gobierno nacional de ataque a las organizaciones sindicales. Este gobierno nacional, que es de ricos para ricos, castiga a los trabajadores, nos pone en un escenario de discutir salarios a la baja, de desfinanciar la escuela pública, de empeorar condiciones de trabajo de los docentes, y entonces nosotros ratificamos la dignidad del salario docente, de discutir salario a la alta, de defensa incondicional de la escuela publica, frente a los ataques de las políticas neoliberales del macrismo.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.