A través de un comunicado emitido esta mañana , la comisión directiva central de AGMER repudió la decisión del Gobierno de la provincia de cerrar cargos de Maestros de Apoyo a la Alfabetización Inicial (MAAI).

“La medida, arbitraria e injustificada, implica nada menos que el cierre de 47 cargos en la provincia, el consecuente despido de los docentes que se desempeñan en ellos y el desconocimiento de la importante función que cumplen los maestros de apoyo en los primeros años de escolaridad de niños y niñas”, señaló el gremio.

La decisión está contenida en la resolución N° 2.388, del 27 de julio.

Y dice así: “Disponer que los cargos de maestro de ciclo, destinados a las escuelas primarias seleccionadas en cada departamento de la provincia, según resolución N° 3.557/07, dejen de funcionar como maestro de apoyo a la alfabetización inicial y queden en reserva en la Dirección de Educación Primaria”.

La norma fue emitida por el Consejo de Educación.

“Nos preocupa sobremanera esta decisión del gobierno provincial, que recurre a un perverso mecanismo de ajuste como es el  cierre de cargos y pérdidas de fuentes de trabajo, recayendo la medida sobre los trabajadores y los niños que asisten a la escuela pública”, manifestó la central gremial y precisó “que no se trata en este caso de una reconversión o readecuación de cargos. Estos 47 cargos son lisa y llanamente cerrados, con lo que el gobierno deja en claro cómo y a costa de quiénes piensa hacer cerrar las cuentas en la provincia”.

DESDE 2007.

La resolución de 2007 se dictó en el marco del desarrollo de una experiencia piloto de escuelas de jornada extendida en 44 instituciones de enseñanza primaria. Luego, el Consejo General de Educación (CGE) firmó un convenio con la Asociación Civil Educación para Todos y se implementó en la provincia el Programa Todos Pueden Aprender, y aquellos maestros de ciclo designados en 2007 pasaron a cumplir el rol de maestros de apoyo a la alfabetización inicial.

“Este programa es una herramienta importantísima para trabajar en las escuelas sobre cómo se puede revertir la problemática de la repitencia con la alfabetización inicial”, explicó en 2010 la entonces titular del CGE, Graciela Bar.

El programa fue oficialmente lanzado a fines del 2008, para focalizar e intentar cambiar los altos índices de repitencia, la sobreedad y el abandono en la escuela primaria, sobre todo en el primer ciclo.

Los esfuerzos se centran en la disminución de la repitencia por considerar que es una de las dimensiones del fracaso escolar que mayor incidencia tiene sobre las restantes.

Las propuestas de enseñanza en Alfabetización Inicial en Lengua y Matemática, y el acompañamiento a los directores para mejorar la gestión institucional, se combinan con un régimen de promoción asistida que evita que los niños repitan el grado durante el primer ciclo.

Pero en 2016, el Programa Todos pueden aprender no tiene continuidad y el convenio con la Asociación Civil Educación para Todos ha caducado.

La Agrupación Rojo y Nero de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos criticó duramente la medida al sostener que se trata de “cargos fundamentales para la coordinación de actividades entre los docentes de esas escuelas primarias y para acompañar a los alumnos en el proceso de alfabetización durante sus primeros años de escolaridad”.

Y dijo que la medida se adoptó “mientras el CGE amplía la burocracia creando más cargos políticos, compra accesorios prescindibles por 80 mil pesos para quienes asistan a una tecnicatura en la UNER, descuenta los días de paro y está en la mira de la Justicia por proveerse de empresas ligadas al exgobernador y al actual ministro de Gobierno”.

AGMER comisión directiva central, por su parte, exigió esta mañana que “al titular del CGE, José Luis Panozzo, y al gobernador Gustavo Bordet, en tanto máximos responsables de la política educativa en la provincia, la inmediata derogación de la resolución que dispuso el cierre de cargos”.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora