Es una disputa insólita: un municipio quiere arrebatarle la mitad del predio que ocupa una escuela agrotécnica para montar allí una laguna de decantación de líquidos cloacales.

La escuela que va camino al desguace es la primera escuela avícola del país, la Escuela Agrotécnica Capital General Justo José de Urquiza, de Colón, que ahora está en una dura disputa con el intendente de esa ciudad, Mariano Rebord (Frente para la Victoria), luego de una decisión muy discutida adoptada por el Consejo General de Educación (CGE).

A través de la resolución N° 874/17, el Consejo de Educación cedió casi 30 hectáreas del predio en beneficio de la Municipalidad de Colón, que planea resolver allí el tratamiento de las aguas cloacales. Aunque no es una situación nueva.

Rebord ya lo había intentado antes, recuerdan desde la Escuela Agrotécnica Capitán General Justo José de Urquiza, de Colón. Concretamente, el presidente comunal había llegado a la conclusión de que a la escuela le sobraba espacio y su gestión bien podía disponer de una fracción para otros fines, siempre que el Estado provincial, a través del CGE, autorizara semejante cesión.

“La escuela nunca fue notificada, nos enteramos porque conseguimos una copia de la resolución firmada por el presidente del CGE, José Luis Panozzo y por el gobernador, Gustavo Bordet”, señaló Francisco Peragallo, ingeniero, docente de la escuela. En la resolución 874/17 se especifica que la provincia cede el terreno en cuestión a la municipalidad de Colón y se adjunta el comodato refrendado entre las partes, que establece la cesión por 25 años.

El senador Pablo Canali presentó en la Cámara Alta un pedido dirigido al Poder Ejecutivo para que vuelva atrás con ese comodato que autorizó el Consejo de Educación en favor de la Municipalidad de Colón.

El legislador plantea tres acciones:

1. La rescisión del contrato de comodato celebrado entre el Consejo General de Educación y la Municipalidad de Colón, que fuera autorizado por Resolución Nº 874/2.017 C.G.E.

2. La suspensión del estado de cosas respecto de las gestiones que el Municipio de Colón se encuentra realizando con motivo del proyecto de complejo ambiental en la fracción de terreno perteneciente al Superior Gobierno de la Provincia (afectado al Consejo General de Educación).

3.-La adopción de las medidas necesarias para generar los mecanismos de participación que permitan arribar a una solución justa y consensuada del conflicto de intereses suscitado, que comprenda los intereses de la comunidad de Colón en su conjunto.
Fundamentos

La Escuela Agrotécnica de Colón funciona en el predio ahora tironeado por la administración Rebord desde 1927.
El inmueble fue adquirido mediante escritura pública por el Superior Gobierno de la Nación el 17 de agosto de 1936, con una superficie de 100ha. dividido en dos fracciones, una de ellas de 46,61ha.

La escuela fue transferida por la Nación a la Provincia el 1º de enero de 1992, mediante Ley 24.049. Con fecha 18 de diciembre de 1992 se celebró el convenio de transferencia de los servicios educativos, tal como dispone el artículo 2º de la Ley 24.049, el cual fue aprobado el 28 de octubre de 1993 mediante Ley Provincial Nº 8.741.

Desde el año 2006 la escuela forma parte de la transformación curricular impulsada por Ley de Educación Técnica Profesional N° 26.058 que cuenta con adhesión provincial Ley N° 9.673.

El senador Canali hace notar que una fracción del inmueble ha sido recientemente otorgado a la Municipalidad de Colón en calidad de comodato (préstamos de uso) mediante resolución Nº 874/17 CGE, de fecha 22 de marzo de 2017, por una superficie de 29ha; Lote 2, Plano de Mensura Nº 52.237, con domicilio parcelario en Ruta Nacional Nº135 s/nº a 618,50 metros de Calle Pública al Noroeste.

De acuerdo al convenio que firmó con el CGE, la Municipalidad de Colón destinará el predio a un complejo ambiental, “sin más descripción sobre el uso del mismo; dejándose constancia al momento de detallar las condiciones en que lo recibe, que no existen edificaciones en la parcela”.
En 2013, Rebord ya había pretendido quedarse con ese predio, pero se encontró con la férrea oposición de la escuela. El rector, Eduardo Decurgez, justificó por qué no podían ceder el predio: explicó que en ese lugar se practican los distintos espacios curriculares como la producción apícola, forestal, de bovinos para carne, y de forrajes; el manejo de maquinarias agrícolas.

“Es indudable que la información desacertada que fuera suministrada por el Municipio, indujo a error al Presidente del Consejo General de Educación y al Gobernador de la provincia de Entre Ríos, quienes basados en un estado de cosas distinto a la realidad decidieron y autorizaron la dación en comodato del inmueble en cuestión”, planteó el senador Canali.

En el proyecto que presentó en la Cámara de Senadores, dirigido al Poder Ejecutivo, el legislador señala: “Sin perjuicio de las ponderaciones que puedan hacerse sobre la decisión de emprender la realización de un complejo ambiental de estas características en el lugar elegido, se puede advertir que no ha mediado una instancia de consenso, un espacio para el diálogo entre las pretensiones de la gestión municipal, la comunidad educativa de la escuela granja y su entorno social, y los distintos actores sociales e instituciones de la sociedad civil cuya opinión resulta vinculante”.

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.