Alimentos Ceapé (Colegio Adventista del Plata) fue creada en 1935. Desde entonces se ha constituido como una industria promovida y dirigida por la Asociación Colegio Adventista del Plata, dependiente de la Iglesia Adventista del 7º día. Su planta industrial está situada en la ciudad de Libertador San Martín, a 56 kilómetros de Paraná.

Hasta ahora, sus 100 trabajadores estaban encuadrados en un regimen laboral de “minoridad y educación”, pero en febrero un grupo de operarios comenzó a plantear la necesidad de quedar bajo el convenio colectivo de trabajo del Sindicato de la Alimentación. El planteo había sido hecho antes ante las autoridades de Ceapé, pero las negociaciones nunca avanzaron.

Este año, los trabajadores decidieron iniciar las gestiones por otra vía: acudieron al Sindicato de la Alimentación y luego a la Secretaría de Trabajo. Así, consiguieron que su situación laboral dentro de la empresa adventista comenzara a cambiar. Trabajo había convocado a las partes para una audiencia para analizar el cambio de encuadramiento laboral para el 21 de este mes.

Enterados de los movimientos que estaba haciendo un grupo de empleados, los responsables de Ceapé decidieron desvincular a Efraín Torres, un trabajador que venía siendo el nexo con el Sindicato de Alimentación. La medida, contó el trabajador cesanteado en diálogo con Entre Ríos Ahora, buscó ser un modo de disciplinamiento y para evitar el cambio en el encuadramiento laboral.

“Nosotros empezamos las gestiones para que nos encuadren en el Sindicato de la Alimentación. El gremio intervino y empezó a dialogar con la empresa. Pero cuando había salido la citación de Trabajo, me despidieron”, contó Torres. El cambio de encuadre laboral hubiese supuesto una mejora salarial. “Estamos cobrando la mitad de lo que deberíamos cobrar”, contó el trabajador despedido.

Enterados de la desvinculación, un grupo de trabajadores de Ceapé de Villa Libertador inició este miércoles por la noche una toma de las instalaciones.

Enterados de la protesta, los responsables de Ceapé, contó Torres,comenzaron a llamar uno por uno a los trabajadores para interesarse qué tanto se habían interesado en el cambio de encuadramiento laboral. “A un compañero, que es estudiante de la Licenciatura en Teología, le advirtieron que va a recibir su título en la Universidad Adventista, pero que después la Iglesia no lo va a llamar a trabajar”, reveló.

 

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.