La Municipalidad de Paraná clausuró este jueves por la tarde el boliche Van Gogh, ubicado en calle Liniers al 300, el local que está ahora en el ojo de la tormenta por una investigación judicial a raíz de la presentación de los padres de una menor que permanece internada por una presunta intoxicación alcohólica.

La chica sufrió una descompensación por excesivo consumo de alcohol que, se sospecha, ocurrió durante una fiesta que tuvo lugar en Van Gogh, el viernes, y a la que asistieron adolescentes menores de edad. Todo eso, en abierta violación del ordenamiento jurídico de Paraná que prohíbe la venta de alcohol a menores.

La resolución de la clausura fue firmada por el fiscal de Estado, Francisco Avero, y el asesor legal de la Municipalidad de Paraná, Walter Rolandelli, y en principio la clausura se extenderá por 5 días, plazo que podrá ser extendido por el juez de Faltas que le toque intervenir de ahora en más en la tramitación.

De cuerdo a fuentes del gobierno de la ciudad, la clausura se dispuso por cuanto el boliche Van Gogh habría incurrido en una violación de la ordenanza Nº 7594 que veda la venta de alcohol a menores de 18 años. Desde el gobierno de la ciudad se pusieron en contacto con el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull, que instruye la investigación penal en torno a las circunstancias en que varios menores sufrieron una descompensación producto de la excesiva ingesta de alcohol el viernes, durante una fiesta en el boliche Van Gogh, y el funcionario judicial les aportó documentación que certificaría que en el local se infringió el ordenamiento legal.

Lo que trascendió es que el viernes 9 se realizó una fiesta en el boliche Van Gogh -organizado por adolescentes, por cuanto la práctica es tercerizar el funcionamiento del local- en la que hubo venta de alcohol producto de lo cual al menos siete menores tuvieron que ser asistidos tras descompensarse en el boliche bailable.  Los adolescentes participaron de una fiesta que había “contratado” el servicio nocturno a un “grupo de amigos” de 16 años, según publicó el sitio Análisis Digital.

De acuerdo a la información que recabó Entre Ríos Ahora, fue el propio intendente Sergio Varisco quien dio la orden de la clausura, una medida a la que se había resistido el propio director de Habilitaciones de la Municipalidad, Orlando Gómez.

“Está actuando la Justicia. A nosotros la Justicia todavía no nos ha requerido nada. Este es un hecho fuera del alcance nuestro, porque se habla de estupefacientes. Nosotros no intervenimos en eso. En lo que intervenimos es en las habilitaciones y en el estado edilicio de los boliches bailables”, había dicho Gómez.

Pero la orden en el municipio había sido otra. “El lunes mismo, cuando nos enteramos de este hecho, ese local debió haber sido clausurado”, dijo un funcionario cercano a Varisco.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.