En el mes de junio el diputado provincial del PJ, José Ángel Allende, deberá presentarse en los Tribunales de Paraná para participar de dos juicios: en uno concurrirá en calidad de testigo; mientras que en otro será como acusado. Según informó la Oficina de Gestión de Audiencias (OGA), el legislador será juzgado el 29 de junio.

En  primer lugar, entre los días 12 y 18 de junio, el legislador y secretario general de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), participará como testigo en el juicio que se le llevará a cabo a seis dirigentes del gremio y al exministro de Salud, Ariel De la Rosa, en el sonado caso por los supuestos aprietes a la directora del Hospital Colonia de Salud Mental de Diamante, Noelia Trossero.

En ese debate concurrirá como testigo de Carina Domínguez, actual secretaria gremial de UPCN, y de la dirigente Zunilda Suárez.  Su comparecencia será ante el juez del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Paraná, Gervasio Pablo Labriola, su sobrino político. Y es que el magistrado está casado con Josefina Butta, la hija de Claudia Allende de Butta, hermana del diputado, exfuncionaria del Instituto de Discapacidad.

Los demás gremialistas que serán juzgados, son: Fabián Monzón, secretario adjunto del gremio y uno de los siete directores del Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper); los vocales suplentes en el sindicato, José Zarza y Guillermo Barreira; y Noemí Ester Santamaría, vocal titular del gremio.

Más tarde, el 29 de junio, a las 9, el mandamás de UPCN deberá presentarse en los Tribunales de Paraná para sentarse en el banquillo de los acusados por el supuesto delito de coacción agravada –amenazas-, por sus dichos contra el periodista Martín Carboni, de NoticiaUno.com. El fiscal Álvaro Piérola ya adelantó que solicitará al juez José María Chemez una pena de 2 años y 6 meses de prisión condicional.

El juicio se iba a desarrollar el pasado 13 de abril, pero fue suspendido a raíz de problemas de salud del defensor del diputado, su sobrino Marcos Rodríguez Allende. Actualmente, el letrado representa a una de las víctimas del cura pedófilo Justo José Ilarraz, que está siendo juzgado en los Tribunales de Paraná. Aquí, el fiscal Piérola, que en junio acusará al diputado, ejerce la acusación pública contra el sacerdote.

Pero en junio el abogado y el fiscal estarán enfrentados. Uno defendiendo y el otro acusando. La acusación de Piérola contra Allende dice que el 30 de mayo de 2017, entre las 8 y las 10 de la mañana, éste hizo declaraciones intimidatorias hacia el periodista Carboni en el programa radial que se emite por Radio La Voz, del polémico exdiputado peronista Rubén Almará.

En esa oportunidad, Allende aludió al asesinato del reportero gráfico José Luis Cabezas (1997), cuya autoría se le atribuyó al empresario Alfredo Yabrán, quien se suicidó en mayo de 1998, dando a entender que alguien podría atentar contra la vida del comunicador.

“‘Vos viste que a Yabrán no lo matan, porque Yabrán no se suicida porque él lo mató a Cabezas. Yabrán se suicida porque los alcahuetes de Yabrán, queriendo quedar bien, lo apretaron a Cabezas y se les fue la mano y lo mataron. Acá no sea que le pase al gobernador que algunos alcahuetes que tiene alrededor tomen ese tipo de actitud y lo terminen perjudicando”, dijo Allende, intimidando así públicamente a Carboni para que cese con sus investigaciones periodísticas vinculadas a contrataciones en el Ministerio de Salud de la Provincia de Entre Ríos.

Según anticipó el fiscal, para el debate oral y público serán citados como testigos el periodista que denunció las amenazas y Héctor Peruchena, apoderado legal de Radio La Voz.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.