Antes de lo anunciodo, este jueves arranca la venta  de entradas para participar de la edición 2017 de la Fiesta de Disfraces. Inicialmente, la fecha se había anunciado para el 1° de agosto, pero sorpresivamente los organizadores adelantaron la comercialización para este jueves 27.

Los organizadores de ese megaespectáculo, que tiene su epicentro en un gran predio ubicado en el Acceso Norte a Paraná, abrirán un punto de venta directa en un local ubicado en calle Cervantes 9, en Paraná, y también en Cotillón Fiesta, de Avenida General Paz al 5000, de la ciudad de Santa Fe.

La Banda del Palo SRL, la firma que tiene a su cargo la organización de la Fiesta de Disfraces, también dispuso puntos de venta en otras provincias: a través de la comercializadora Ticketek en Buenos Aires, en los siguientes puntos:
• Groove: Avenida Santa Fe 4389, de lunes a sábado, de 13 a 20

• Abasto: Avenida Corrientes 3247, todos los días, de 14 a 22

• Opera: Avenida Corrientes 860, de lunes a sábado, de 13 a 20

En Rosario:

• Sport 78 (Shopping del Siglo), de lunes a viernes, de 10 a 13 y de 15 a 18,30; y los sábdos, de 10 a 13

En Córdoba.

• Quality Espacio: Avenida Cruz Roja 200, de lunes a viernes de 10 a 20, y sábados, de 10 a 14

Y también se fijó el valor de las entradas anticipadas para la primera parte de la comercialización:

General $680 + $70 (costo de comercialización)
VIP $810 + $90 (costo de comercialización).

También habrá venta on line y reserva par el campamento, tal como se hizo por primera vez en 2016 a quienes no consigan alojamiento en hoteles, en la página oficial  www.fiestadedisfraces.com.ar

La Fiesta de Disfraces es un espectáculo que no tiene competencia.

No hay en Latinaomérica una fiesta que la pueda equiparar en dimensiones. En una noche pueden reunir tanta gente como el fanatismo del Turismo Carretera en todo un fin de semana. Cómo creció y se hizo el fenómeno a raíz de una fiesta que alguna vez cobró su entrada al público dos federales y con una consumición incluida.

El principio es conocido: seis cumpleaños en uno. Ioy, Jota, Nacho, Julián, Rulo y Marote decidieron poner 50 pesos cada uno, comprar algunos cajones de cerveza y hacer una fiesta en el Club Ciclista. Fue en agosto de 1999.

Desde entonces hasta ahora la maquinaria no se ha detenido, y más, se ha perfeccionado.

Ellos, La Banda del Palo SRL, los organizadores, tienen una mecánica de funcionamiento, un capital de experiencia. “Hoy en día nuestros hermanos, amigos y parientes la disfrutan más que nosotros”, dicen.

En la gran noche, los creadores del fenómeno, por supuesto, se disfrazan, pero casi no brindan ni bailan, cada cual tiene una función y un espacio para controlar. Y después de las 8, cuando los disfraces empiezan a perder la línea y las bandas de jóvenes se resisten a dar por terminada la noche que ya terminó hace rato, ellos todavía tienen un buen tramo por delante.

El premio es la satisfacción ajena, que año a año agigante el éxito de la fiesta, y la recompensa económica, por supuesto.

De eso se trata, cada año, una noche al año.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.