A seis días de la Fiesta de Disfraces, los alrededores de la nueva locación que dispuso la empresa organizadora, Grupo LBP SRL, en el Acceso Norte, entre calles Morath y Borges, muestra la “previa” de uno de los microemprendimeintos que más reditúan: los espacios que se alquilan para el estacionamiento de quienes asisten al megaespectáculo.
Aunque la empresa encargada del show ya dispuso de un ampio predio próximo al lugar de la fiesta para el estacionamiento, no todos caben ahí. En los últimos años, la convocatoria ha superado las 50 mil personas, de modo que el negocio de las “playas” de estacionamiento que se arman al costado de la ruta, en el Acceso Norte genera mucha actividad.

previa1 previa2 previa3 previa4
El sábado ya aparecieron las “parcelas” perfectamente delimitadas que regenteará cada microemprendedor para estacionar autos. Se ubican al costado del Acceso Norte, desde 100 metros antes del predio hasta calle Héctor Maya.
En 2016, la Fiesta de Disfraces se mudó de nuevo de lugar –entre 2009 y 2014 se realizó en Don Bosco y Circinvalación; en 2015 se reubicó en Colonia Avellaneda, sobre el Acceso Norte–, y también se cambió de fecha en el calendario: en vez del fin de semana largo del 17 de agosto, este año será el fin de semana largo del 12 de agosto.
Pero los organizadores sumaron otro servicio a los asistentes a la Fiesta de Disfraces: como las plazas hoteleras en la ciudad tienen un límite, alrededor de 22 mil, el alojamiento siempre es una complicación. Por eso, este año la Fiesta también ofrece el alojamiento: se trata del camping del Sindicato de Pasteleros, ubicado frente al predio de la Fiesta de Disfraces.

“Esta novedad, además de brindar al público la increíble experiencia de vivir la Fiesta de cerca desde la mañana del sábado 8 hasta el lunes 10 de octubre, ofrecerá un servicio muy completo”, dicen los organizadores.

Se trata de un servicio que tendrá un costo de $3.000 por persona. El costo incluye la carpa para dos personas y su armado; todos los almuerzos y cenas; el acceso a baños, vestuarios y duchas con agua caliente; la entrada a la fiesta previa –sábado a la tarde/noche dentro del campamento, con bandas en vivo-; el ticket general para la Fiesta de Disfraces; 12 consumiciones en las barras del campamento; y servicio de lockers y carga para celulares.
De modo que los cambios será el denominador común de esta edición de la Fiesta de Disfraces que, además, está cruzada por la crisis socioeconómica. ¿Mantendrá la curva de crecimiento en convocatoria, del orden del 20% anual?

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.