Todo está destruido. Y abandonado.
Lo que fue el sector de miradores de la Toma Vieja, ese balcón natural al río Paraná, hoy aparece abandonado, lleno de malezas, imposible de transitar.
Todo alrededor, ese espacio disputado durante la administración de la exintendenta Blanca Osuna por un privado, hoy parece tierra de nadie.
El proyecto del “Portal” de acceso a la Toma Vieja también está dejado a la buena de Dios.
Y destruido.

portal portal1 portal3 portal4 portal5 portal6
En octubre de 2014 la administración Osuna licitó la construcción de ese “Portal”.
Una cabina en el acceso, una obra que costó casi $700 mil.
Se presentó un solo oferente para realizar la obra.
La empresa José Alberto Piedrabuena Construcciones fue la única oferente en la apertura de sobres correspondiente a la Licitación Pública 161/14, mediante la cual se adjudicó y contrató la provisión de materiales y mano de obra necesaria para la ejecución de la obra denominada “Portal Ingreso Toma Vieja”.

Los trabajos consistieron en realizar un nuevo ingreso al sector recreativo Camping Toma Vieja, removiendo el ingreso actual, colocándolo sobre calle Blas Parera, a la altura del paso electroducto.

Todo eso se hizo a medias.
El “Portal” de ingerso nuevo está destruido, y el viejo se reactivó y es ahí donde ahora se paga la entrada, a veces, para ingresar al camping Toma Vieja.
Lo del “Portal” quedó sólo en una muestra más del dinero público que se destina a cosas que no se usan.

Y los miradores, cubiertos de maleza y olvido.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.