A finales de febrero, el Gobierno ofreció a los estatales un aumento del 18%, en tres etapas: 6 % en marzo; 6% en julio y el 6 en octubre.

Entonces, el secretario de Gobierno, Germán Grané dejó en claro que se iría “monitoreando la inflación y de acuerdo al comportamiento que esta tenga en relación a salario. En la medida que la inflación supere el incremento propuesto, vamos a acordar que se vean ajustados los salarios en ese porcentaje”.

Ahora, el Gobierno anunció que sobre aquel 18%, pagaría un 3%, y de ese modo acercó la propuesta a la mejora que llegó a los docentes en abril, del 21% (ahora es del 23,5%).

Aunque la novedad no cayó muy bien en las filas de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE).

ATE señaló que el anuncio fue resuelto de forma “unilateral”. Al respecto, el secretario general del sindicato, Oscar Muntes, expresó: “La decisión nos sorprende porque en un contexto de cuarto intermedio de las paritarias, se define una aumento por decreto. Hace más de 45 días que venimos exigiendo que se de continuidad a la instancia institucional, ya que el gobierno se había comprometido a llevar una propuesta integral y superadora”.

Por otra lado, advirtió: “Desde que asumimos siempre planteamos la necesidad de la cláusula gatillo en materia salarial, pero lo hicimos sobre la base de que primero se otorgue un aumento que permita recomponer el salario y luego aplicar la cláusula para no perder con la inflación del año en curso. Cómo define emplearla el gobierno, no sólo genera malestar por las formas, sino además porque no ha existido un aumento salarial que permita recuperar lo perdido y  aumentar el poder adquisitivo de los trabajadores que en su gran mayoría siguen estando por debajo de la línea de la pobreza”.

”Esperamos que llegue la convocatoria para retomar la paritaria ya que no sólo pretendemos discutir salario, sino reclamos que tienen que ver con las condiciones de trabajo y de vida de la mayoría para luego avanzar en las paritarias sectoriales”, señaló Muntes.

“Desde ATE, vamos a mantener nuestro pedido de un aumento salarial acorde al costo de vida real y la integralidad de la propuesta. El lunes estaremos analizando en Comisión Directiva y con el resto de los cuerpos orgánicos los pasos a seguir en los que no descartamos medidas de acción directa si no hay convocatoria al dialogo”,  finalizó.

Al inicio de la discusión paritaria, ATE reclamó un aumento del 38%, y la fijación de un piso de $15.000.

Pero el Gobierno ofreció un 18%, en tres etapas de 6% cada una.

“Lamentablemente la propuesta del Gobierno se basó en la política salarial definida por el gobierno nacional de Macri, ofreciendo un aumento del 18%, a pagarse en 3 cuotas: 6% en marzo, 6% en julio y 6% en octubre con un monitoreo de los índices inflacionarios y subas en caso de que la inflación supere los montos porcentuales de dichas cuotas.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.