El aumento del boleto de colectivos en Paraná -subiría de $8,50 a un valor de entre $12 y $13- avanza a paso firme en la ciudad.

Y frente a ese hecho que parece inexorable, la concejal  Stefanía Cora (FpV), dijo que se busca “imponer” un aumento de tarifa “desmedido” y “sin atender ninguna de las demandas que los vecinos vienen realizando respecto del servicio que se presta” y al que calificó de “deficiente, inaccesible y que deja sin cobertura a varias zonas de la ciudad”.

La edil indicó  que desde el Ejecutivo municipal y la empresa Buses Paraná -concesionaria del servicio-, se busca imponer un aumento que significará “un nuevo golpe al bolsillo de los usuarios”.

Al mismo tiempo, señaló, “se habla de incrementar el precio del boleto pero poco se dice de dar respuestas concretas a demandas de los vecinos y vecinas de Paraná respecto de un servicio que es deficiente, inaccesible y que deja sin cobertura a varias zonas de la ciudad”.

Además indicó que “los montos que circulan en los medios de comunicación están muy por encima de lo establecido por los especialistas en costo tanto del propio oficialismo como de la oposición, y que fue lo que llevaron a la mesa del Sistema Integrado de Transporte Urbano. Eso nos parece sumamente preocupante”.

Cora, quien participa por la oposición de las reuniones del Sistema Integrado de Transporte Urbano (SITU), cuestionó además que se pretenda “aplicar tres aumentos durante el año”, tal como se dejó trascender en las reuniones del espacio.

Los incrementos que se pretenden implementar, indicó, “fueron avalados no sólo por el oficialismo, sino además por el bloque Frente Renovador- UNA”.

La edil  explicó que las negociaciones se dan ya en el marco del nuevo convenio de concesión del transporte urbano de pasajeros, que será prestado durante los próximos ocho años por la empresa Buses Paraná, Unión Transitoria de Empresas (UTE), conformado por las prestatarias Mariano Moreno y ERSA.

Recordó además el posicionamiento que tuvo el Frente para la Victoria durante el tratamiento del nuevo Marco Regulatorio para el funcionamiento del servicio. “En su momento, dejamos en claro la decisión de no convalidar un proceso viciado de irregularidades con clara escasez de la voz ciudadana. Denunciábamos que el pliego tal como fue aprobado, estaba muy lejos de promover un servicio que brindara mejor calidad de vida a los paranaenses. Hoy vemos cómo en diferentes barrios de nuestra ciudad hay ciudadanos y ciudadanas que no sólo no han visto mejoras en el servicio, sino que además, ven peligrar su medio de transporte para llegar al trabajo, a la escuela, al hospital”, indicó.

Asimismo cuestionó “las condiciones en las que se discute el aumento del boleto” y remarcó la existencia de irregularidades en la agenda de reuniones del SITU, “ya que no se respetan días y horarios”.