Desde el miércoles 7 de junio, cuando fue detenido por la policía, hasta el próximo lunes 26, cuando se debata en los Tribunales de Diamante la continuidad o no de la prisión preventiva que le impuso la Justicia, Fabián Monzón no está cumpliendo con su trabajo en el Estado.

Monzón es uno de los siete directores del Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper), le prestadora de salud más grande de la provincia, con casi 300 mil afiliados. Asumió en 2014, en representación del agrupamiento de los trabajadores activos del Estado, tras la renuncia de Ariel de la Rosa, que entonces se lanzó como precandidato a intendente de Paraná por el Frente para la Victoria (FPV).

Monzón es, además, secretario adjunto de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), el gremio que conduce desde hace dos décadas el diputado provincial Jose Ángel Allende (FPV).

Las imágenes de Monzón, primero arrastrado por la Policía el miércoles 6 al negarse al arresto tras el escándalo que protagonizó, junto a otros cuatros dirigentes sindicales, en la Colonia de Salud Mental de Diamante, y luego esposado en la Jefatura de Policía, se viralizaron en las redes sociales.

El viernes 9, el juez de Garantías de Diamante, Julián Carlos Vergara, dispuso la prisión domiciliaria por 15 días para tres dirigentes de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) mientras que resolvió otorgar la libertad de otras dos, aunque con restricciones, en el marco de la causa que investiga las coacciones sufridas por la directora de la Colonia de Salud Mental, Noelia Trossero.

El arresto domiciliario se dispuso para los dirigentes Fabián Monzón, secretario adjunto de UPCN y uno de los siete directores del Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper); José Zarza; y Guillermo Barreira. En tanto, que el juez Vergara dispuso la libertad de la secretaria gremial de la entidad sindical, Carina Domínguez, y de Zunilda Suárez. Estas dos dirigente, sin embargo, cumplieron dos días de arresto en medio de la batahola que generaron en el hospital de Diamante, cuando llegaron con la decisión de obligara a Trossero reincorporar a una enfermera, Yanina Migueles, delegada de UPCN, y con investigaciones en curso por mal desempeño de su tarea.

Los cinco están imputados por el delito de coacción agravada.

Los fiscales Laureano Dato y Gamal Taleb habían pedido la ampliación de la prisión preventiva de los tres hombres,  aunque el magistrado sólo accedió a un arresto domiciliario.

La continuidad de la preventiva de los 3 dirigentes de UPCN se debatirá en los Tribunales de Diamante el lunes 26. La defensa de los gremialistas está a cargo de los abogados Marcos Rodríguez Allende, sobrino del titular de UPCN, y de Vanesa Visconti, titular del Registro Civil. En tanto que el exministro Ariel de la Rosa, imputado por los delitos de coacción agravada y coacción agravada en coaturía es defendido por los abogados Lepoldo Lambruschini y Julio Federik.

En los 15 días de prisión preventiva domiciliaria, Monzón no ha aparecido, va de suyo, en su trabajo: es director de Iosper. Faltó a lar reunión de directorio del martes (día habitual de reunión) y lo hará también esta semana –el encuentro tendrá lugar el jueves– y es incierta su situación a partir del lunes próximo.

Pero además, según contó el fiscal de Estado, Julio Rodríguez Signes, hay una investigación premilar en marcha que podría derivar en un sumario administrativo por el comportamiento de los cinco dirigentes, quienes son empleados en la Administración Pública.

Rodríguez Signes dijo que se instruyó un sumario de oficio. “Se trata de una investigación preliminar para luego abrir el sumario”, apuntó. Esa tarea está a cargo de Jorgelina Quiróz, asesora en Sumarios.

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.