El lunes 5 de noviembre, el intendente de Paraná, Sergio Varisco, firmó  el contrato para el inicio de la obra de remodelación de la Peatonal San Martín y plazas adyacentes, trabajos que estarán a cargo de una UTE conformada por las empresas Antonio Cavalli y Néstor Szczech, con un costo total de $240 millones.

Los trabajos, que ya comenzaron, tendrán un plazo de ejecución de 18 meses, aunque se buscará que la culminación sea antes de la estimación.La obra implica la puesta en valor de la totalidad de la Peatonal San Martín, sus semipeatonales y las dos plazas principales del centro de la ciudad, 1° de Mayo y Alvear.

Las obras incluyen la renovación de equipamiento por la colocación de uno nuevo de estilo minimalista, la instalación de señalética digital para brindar información, la incorporación de fuentes secas, iluminación LED, espejos de agua, asimismo se hará un cableado subterráneo, e instalación de estructuras para generar sombra.

En el acto de firma de inicio de obra, Varisco sostuvo que “esta mega obra permitirá cambiar todo el centro de la ciudad, en su momento estaba valuada en 240 millones de pesos, creemos que hoy es un poco más. Además de la remodelación de la peatonal, semipeatonales, las Plazas 1º de Mayo y Alvear, incluye la puesta a nivel de calles de Urquiza, Buenos Aires, Laprida y 25 de Mayo”.

Asimismo, señaló que “este es un área cara y paradigmática para los paranaenses. Esta remodelación del área central está relacionada con la importancia que tiene el lugar como circuito turístico, histórico, cultural”. Si bien el plazo de ejecución es de 18 meses, Varisco informó que en el proyecto de presupuesto 2019 enviado al Concejo Deliberante se estipula la posibilidad de finalizarlo antes que culmine la presente gestión.

Para el desarrollo de las obras, se trabajó de manera interdisciplinaria con otras áreas del Municipio como Saneamiento, Alumbrado Público y Diseño Urbano. “Se tomaron en cuenta todas las necesidades en cuanto a criterios de accesibilidad universal, por ello se nivelarán las calles eliminando las barreras arquitectónicas, se incorporan solados para personas no videntes y con movilidad reducida”, detalló Claudia Crespo, arquitecta de la Dirección de Diseño Urbano del municipio.