El fiscal Agustín Gianini, de la Unidad Fiscal Gualeguay, dispuso entre viernes y sábado un total de siete allanamientos en distintos puntos de la zona del departamento Gualeguay en el marco de la investigación para determinar el paradero del empresario Omar Benvenuto, de quien no se sabe nada desde el viernes 27 de octubre, cuando salió de viaje rumbo a Gobernador Mansilla.

Uno de los lugares allanados fue la estancia La Garibaldina, propiedad de Luis Erro, exintendente de Gualeguay, tío del fiscal Gianini (la madre del funcionario judicial, María Fernanda Erro Morán, es hermana del exjefe comuna). También, se allanaron propiedades del exsenador radical Hugo Lesca. Los procedimientos policiales y judiciales no arrojaron, de momento, ningún dato certero respecto del paradero de Benvenuto, pero generaron un pequeño escándalo político social en Gualeguay.

 “No puedo creer lo que me hicieron vivir a mí y a mi familia. Fue una humillación lo que nos hicieron. Que a mi hijo no lo dejaran levantar del sillón para ir al baño no se los voy a perdonar nunca más…”, dijo Lesca tras los allanamientos en su casa y en su campo de Arroyo Clé, cerca de Galarza. “Acabo de llegar. No puedo creer. Sospechan porque fui el ultimo, junto con Martínez Epele (Efraín, concejal) que estuve con Benvenutto. La reunión fue en mi casa sí, pero tranquila y para seguir hablando de lo que ya se sabía: el quiere comprar el predio en el que está Inprocil. Nada raro ni descabellado”, dijo a diario El Día.

Durante los procedimientos, secuestraron hasta el celular de la médica María Eugenia Reggiardo, su esposa de Lesca. “No le voy a perdonar nunca al fiscal lo que nos hizo pasar. Yo tengo el cuero duro pero cuando se meten con la familia es el límite. Mi hijo lloraba, mi mujer es médica y tiene teléfono de los pacientes…una vergüenza lo que hicieron…sin nada concreto…sólo porque fuimos los últimos que estuvimos con Benvenuto”, aseguró.

En tanto, el exintendente Luis Erro consideró “una vergüenza semejante circo sin más indicio que una amistad de años”, y negó tener deudas con el empresario desaparecido. Durante los procedimientos judiciales, secuestraron los teléfonos de Sebastián Erro (abogado de Inprocil y de Benvenutto), y de Eduardo Erro. Este último, era el que mayor amistad con Benvenuto tenía, según la visión de la familia. “Nosotros hace muchos años que lo conocíamos. El estaba distanciado de su familia”, dijo el exintendente.

La desaparición de Benvenuto llegó a conocimiento de la Justicia el domingo 29 de octubre. Se trata de un empresario dueño de la empresa Inprocil SA, una planta industrial productora de cilindos para GNC que emplea a más de 100 operarios en la ciudad.

Benvenuto fue visto por última vez el viernes 27 de octubre, cuando habría emprendido un viaje hacia la localidad de Gobernador Mansilla a bordo de su caminoneta Toyota Hilux.

Pero después de la denuncia de su desaparición por parte de su familia, el vehículo fue encontrado, con sus puertas cerradas con llave, sobre  la ruta 12, entre Gualeguay y General Galarza.

La investigación comenzó el sábado por la noche, cuando, no pudiendo comunicarse con su padre, Gonzalo Benvenuto, de la firma Inprocil, se comunicó con la Jefatura de Policía de Gualeguay y manifestó su inquietud respecto de la ausencia de su padre, con quien no tenía contacto desde el pasado viernes.

Antes de comunicarse con la Policía local, Benvenuto hijo, junto a su cuñado,  Jorge Sandrini, agotaron las formas de contacto con el empresario, recorrieron infructuosamente los lugares que frecuentaba, y ninguno de los empleados sabían de él.

La camioneta de Benvenuto fue hallada cerrada con llave, mientras que en su interior solo se encontró un celular Nextel, que el empresario sólo usaba en Buenos Aires, y ninguna otra pertenencia.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.