El gobernador Gustavo Bordet dijo que está dispuesto a plantarse firme contra cualquier posibilidad de ajuste que suponga el acuerdo que firmó la administración del presidente Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De los $300.000 millones que la Argentina se comprometió a ajustar ante el FMI para disminuir el déficit fiscal , el gobierno nacional afrontará la mitad, es decir, unos $150.000 millones. Los otros $150.000 millones deberán ser afrontados por las provincias.

Pero Bordet dijo este sábado en Feliciano que no admitirá ajustes que afecten los sectores más vulnerables y recordó que el gobierno provincial ya se viene haciendo cargo de programas sociales, de viviendas y de salud que antes dependían del gobierno nacional, y que esto también debe “computarse como parte del esfuerzo”.

“Estamos dispuestos a sentarnos a dialogar, como lo hemos hecho siempre, pero no a resignar recursos que legítimamente nos corresponden”, aseguró.

El gobernador estuvo este sábado en el norte entrerriano para dialogar con los emprendedores que desarrollan la sexta Edición de la Expo Feliciano Produce Moda y recorrer los diferentes stands que muestran el proceso productivo y cultural de las organizaciones populares que apoya el gobierno provincial.

También le entregó a la intendenta Silvia Moreno el decreto por el cual se adjudica la obra del colector cloacal, estación elevadora y lagunas de tratamiento, primera etapa, por más de 21 millones de pesos.
“Estamos esperando la convocatoria que hace semanas atrás dijo el Presidente que iba a realizar con los gobernadores, hasta ahora no hemos tenido ninguna charla. Lo que sabemos es lo que aparece en los medios periodísticos”, admitió Bordet.

“Nosotros compartimos el hecho de que tienen que estar equilibradas las cuentas fiscales porque es la base para el ordenamiento, pero hay que ver sobre qué se cimienta ese equilibrio fiscal. No puede hacerse a costa de que el ajuste se realice sobre los sectores más vulnerables de la población”, señaló.

“El esfuerzo tiene que ser equitativo y eso significa que hay provincias, como Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde el agua está subsidiada, al igual que el transporte y la energía energía eléctrica.

Mencionó las cuestiones que desde Nación han dejado de hacerse y que las ha afrontado la provincia con fondos propios como construcción de viviendas a través de un programa provincial, planes de salud sexual y reproductiva, o de maternidad e infancia, y de medicamentos. “Hay cosas de las que ya nos estamos haciendo cargo entonces eso también tiene que computarse como parte del esfuerzo”, sostuvo el mandatario.

Reiteró que “nunca haremos el ajuste en base al trabajador, no hemos despedido a nadie. Lo que hicimos desde el inicio de gestión fue congelar la planta de personal para que no haya nuevos nombramientos, y el gobierno nacional lo está haciendo ahora”.
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.