El gobernador Gustavo Bordet se metió en la interna de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) e hizo notar que en el último congreso del sindicato, en Gualeguay, el lunes 7 de mayo, el rechazo a la última oferta salarial del Gobierno sobrevino luego de una votación ajustadísima: 63 a 62.

Se impuso la postura de la opositora Agrupación Rojo y Negro, que alineó a los congresales de Federal (Ñandubay), Victoria (Lista Blanca), y Feliciano (oficialista de Integración), más el quiebre de la seccional Concordia, que una parte votó aceptación de la oferta -los que responden a la Lista Isauro Vive, afín a la Integración, y otros por el rechazo, los Rojo y Negro. Así, el Gobierno se vio en la necesidad de rearmar la oferta que presentada, un 17% en dos tramos, y anunció que este martes 15 hará otra propuesta.

“Estamos cerca de hacer un acuerdo, en la última asamblea se perdió solamente por un voto, vamos a hacer una mejor propuesta, pero la voluntad nuestra de diálogo y el respeto por las organizaciones gremiales siempre ha sido puesta de manifiesto. Espero que prime la racionalidad en este sentido y lo importante es ponernos de acuerdo y que no pierda el trabajador”, dijo el Gobernador.

“Nos toca vivir tiempos que no son sencillos y fáciles. No nos sobra nada y a veces nos falta y trabajamos para controlar nuestras cuentas públicas. Y controlar no significa restringir ni ajustar. Significa no gastar más de lo necesario, tener transparencia en todos los actos de gobierno y esto es algo que venimos haciendo sistemáticamente y es un trabajo que no se ve pero es de todos los días y hay que llevarlo adelante porque entendemos que, más temprano que tarde, se consiguen los resultados”, señaló.

“Por eso cuando hay momentos complejos tenemos que poner los mejor de nosotros, no tenemos que lamentaros, tenemos que asumir la responsabilidad que nos toca porque para eso nos eligió la gente y tenemos que gobernar. Y para hacerlo, hay que salir por toda la provincia, hay que hablar cara a cara con la gente, explicarles que la situación actual se puede revertir si todos trabajamos con unidad de criterio, independientemente del pensamiento político que tenemos”.

El titular del Poder Ejecutivo  realizó una intensa actividad en Victoria, que incluyó la entrega de 1.000 luminarias led a juntas de gobierno y municipios del departamento, y una nueva ambulancia para el hospital Fermín Salaberry, que recorrió junto a las autoridades sanitarias.

Además, inauguró las obras de ampliación y refacción del jardín de nivel inicial Luceritos, en la Escuela Nº 25 Fragata Sarmiento, y entregó aportes para diferentes instituciones y juntas de gobierno. Firmó con el presidente municipal el convenio de financiamiento internacional que acordó la provincia para los municipios y entregó el llamado a licitación para los desagües pluviales de Ezpeleta, en el que se invertirán más de 100 millones de pesos entre Nación y provincia.

Allí, el Gobernador se refirió a la marcha de las negociaciones con el sector docente y adelantó que el martes próximo se hará una nueva propuesta salarial.

“Seguimos negociando y haremos otra oferta el martes que viene. Lo importante es que los chicos están en las aulas, están en clase, porque hemos manifestado buena fe en todo momento para llevar a buen puerto esta negociación”, dijo Bordet.

“Venimos negociando con el sector docente desde hace tiempo, estamos haciendo una oferta salarial en la medida que nuestras finanzas lo permiten, pero tomando en cuenta un parámetro que para nosotros es central y es que ningún trabajador estará por debajo de la línea de inflación en sus salarios, tanto docente como en la administración pública”, aseguró.

“Este es un compromiso que había asumido el año pasado y que hemos cumplido porque el desfase que hubo por inflación lo ajustamos y lo pagamos con retroactividad. Entonces, independientemente del porcentaje que estamos ofreciendo, que es del 17 por ciento, ya hemos dado el ocho y la inflación está por debajo de eso, y daremos un nueve por ciento en agosto. Pero en el momento que supere el 17 por ciento, automáticamente nos sentamos para corregirlo.

“Por eso quiero significar que, independientemente del monto que acordemos, está la voluntad de nuestro gobierno de que no haya un deterioro en los salarios real de nuestros trabajadores. Por eso confío en que podamos llegar a un acuerdo que sea satisfactorio”, indicó Bordet.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.