La Municipalidad de Bovril enfrenta, otra vez, una situación de zozobra con su personal derivada de la falta de pago de los salarios de agosto. El intendente Alfredo Blochinger (Cambiemos) deposita sus esperanzas en poder cumplir con ese compromiso con la llegada de un Aporte del Tesoro Nacional (ATN) que gestionó ante el Ministerio del Interior de la Nación.

Blochinger ya acudió a la vía del ATN y de un anticipo de coparticipación de la Provincia a comienzos de año cuando debió enfrentar un serio conflicto con sus trabajadores. El problema surge de un déficit estructural en las cuentas del Municipio: las erogaciones superan a los ingresos, y desde el Estado municipal se sostiene un plan de asistencia a jornalizados que ha engrosado el gasto en personal.

Los trabajadores municipales iniciaron un paro de actividades que quedó en suspenso luego de que la Secretaría de Trabajo de la Provincia dictara la conciliación obligatoria, hasta el próximo jueves 12 a raíz del conflicto entre la administración Blochinger y los trabajadores municipales y subvencionados que aún no han podido cobrar los salarios de agosto.

En declaraciones que había formulado al programa Puro Cuento de Radio Costa Paraná 88.1, Blochinger aseguró que está gestionando un Aporte del Tesoro Nacional (ATN), como solicitó a principios de año, cuando estalló un conflicto similar ante la imposibilidad de hacer frente a los haberes. A su vez, consideró que también necesitará ayuda económica del gobierno de la provincia.

El intendente explicó que la Municipalidad se encuentra con un “déficit estructural” que lleva años sin solucionarse y  que ello tiene que ver con que se fueron asumiendo pagos destinados a la “contención social”.

Refirió que actualmente la planta de personal es 100 personas, entre contratados y quienes están en planta permanente; y que entre 240 y 270 son subvencionados a quienes mes a mes, desde 2004, se les paga una suma de dinero en función de las tareas en algún área de servicios públicos.

Precisó que las subvenciones laborales implican un monto de más de $2 millones, y que los salarios de la planta de trabajadores una suma de $2,5 millones. Con lo cual, concluyó, el municipio precisa entre $4 y $5 millones por mes para pagarle a su personal.

El Intendente había comprometido el pago de los salarios de agosto para principios de mes, pero esa posibilidad no se dio. “Son salarios muy bajos y aún así estamos en esta situación. Esperamos que antes del 12 estén pagandos los salarios. Se ha pagado julio, pero de agosto todavía no se habla nada. No llegó el ATN que pidió la Municipalidad, y no sabemos si viene o no. Bienvenido si llega el ATN. Pero estamos planteando que un Municipio debe acudir a ATN para pagar salarios. El mes que viene va a suceder lo mismo”, se alarma Oscar Muntes, secretario general de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE).

Los “subvencionados” que tiene la Municipalidad de Bovril tienen ingresos mensuales de $3.500. “Estamos exigiendo que esto se cambie y que no siga este sistema precarizado. A mí me cuesta entender que esta sea la realidad que vivimos. Los montos de los que hablamos  son mínimos. Duele y amarga esto. Lamentablemente no hay alternativas por ahora”, agregó el dirigente.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.