El intendente de Bovril, Alfredo Blochinger (Cambiemos), presentó una denuncia penal por los daños producidos en bienes de la Municipalidad y las agresiones que soportaron funcionarios durante las protestas de jueves y viernes en reclamo del pago de salarios a la planta de personal, contratados y jornaleros, que llaman “subvencionados”, y que según cifras oficiales triplica la cantidad de trabajadores.

Blochinger reconoció la situación de crisis financiera que arrastra la Municipalidad de Bovril que se generó, aseguró, por el sostenimiento de un programa de asistencia social vía jornaleros o subvencionados, un modo de paliar desde el Estado la falta de trabajo en la actividad privada. Pero reprochó el nivel de violencia que hubo durante las protestas de los últimos días, que derivó en la quema de cubiertas que el Municipio tenía para renovar el parque automotor.

“La situación para nosotros es muy angustiante, muy preocupante”, admitió Blochinger, que va por su segundo mandato al frente del gobierno municipal de Bovril. “Desde hace tiempo estamos tratando de encontrar una solución a esta problemática, que venimos arrastrando ya hace mucho tiempo. Esta es una situación que nosotros veníamos planteando a las autoridades provinciales y nacionales, sobre la dificultad que tiene el Municipio de Bovril, un problema presupuestario, que dificulta atender todas las obligaciones, sobre todo la contención social que tiene que llevar adelante. Esto, agravado por el contexto económico nacional, donde la población necesita la mayor atención por parte del Estado municipal, que es el último eslabón de contención social”, planteó.

“Los municipios somos la trinchera. Estamos mano a mano con la gente, damos la cara permanentemente, frente a las personas que sufren necesidades. Las medidas de gobierno que se toman a nivel nacional, a nivel provincial, generalmente se toman detrás de un escritorio, y después los efectos son soportados por aquellos que debemos estar todos los días en la trinchera, dando soluciones a la gente, que sufre las consecuencias de esas medidas y de la situación del país”, dijo Blochinger en una extensa entrevista que dio a la Radio Municipal de Bovril 87.9.

Esa situación, dar contención social a través del sistema de contratación de los “subvencionados”, es lo que genera el desequilibrio financiero que ha puesto al gobierno municipal ante la imposibilidad de poder pagar los sueldos de diciembre. Ni a los aproximadamente 100 empleados de planta y contratados, ni a los más de 300 subvencionados.
Pero enseguida cuestionó el nivel de violencia que hubo en las protestas que, dijo, “está fogoneado o incentivado por sectores que no son de la Municipalidad. Para decir la verdad de la cuestión, el primer foco que provoca el incendio, es provocado por una personas que no tienen nada que ver con la Municipalidad”.

Y aseguró que esas personas “responden a otros intereses, que yo creo que son intereses políticos, de desgastar este gobierno, de deslegitimizar el reclamo de los empleados municipales, que están reclamando como corresponde”.

“La verdad que es lamentable que personas del ámbito de la educación, del gremialismo, del ámbito de otras reparticiones provinciales, empleados del hospital, de escuelas, que participan y fogonean este tipo de situaciones, utilizando el legítimo reclamo que pueden llegar a hacer los empleados municipales”, observó. Ante eso, sostuvo que “debemos intervenir porque creemos que hay un fuerte interés político de gente que pretende con esto llevarse un rédito político, que yo espero que la comunidad de Bovril sepa discernir y entender. Pero el lunes vamos a estar al frente del Municipio para restablecer los servicios. Hoy por hoy no hemos podido porque algunos no nos permiten cumplir”.

“Hay un pequeño grupo que no permite, a través de la violencia, la utilización de las herramientas del Municipio. Esto quiero que quede en claro: el lunes no lo vamos a permitir. El lunes vamos a utilizar todas las herramientas legales y de las fuerzas de seguridad para restablecer los servicios. Voy a pedir el acompañamiento de la comunidad, para que se aporte a las soluciones y no al uso de violencia. Se está echando leña al fuego de una situación que estamos en camino de resolver conjuntamente con las autoridades provinciales y con las autoridades nacionales”, adelantó.

Al respecto, anunció que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, anunció este viernes que se liberó un Aporte del Tesoro Nacional (ATN) por $2 millones -y no por $4 millones, como había pedido Blochinger- que estará acreditado a mediados de semana. Además, aguarda que el viernes -según le dijo el titular de Economía, Hugo Ballay- accederán a un adelanto de coparticipación de parte de la Provincia. “El conflicto está en vías de solución. No deberían sucederse estos hechos de violencia”, analizó.

El jefe comunal admitió el atraso en el pago de los salarios de diciembre al persona. “Me hago cargo de esto. Pero no corresponde semejantes disturbios, semejante lío y semejantes inconvenientes, no sólo para mí, que me siento angustiado y devastado”, aseguró. “Las cosas se resuelven de otra manera, no incentivando la violencia, fogoneando, acompañando con dinero y con recursos para que se consuman estupefacientes, alcohol, para provocar mayor violencia. Es lamentable ver a los que participan de esto”, denunció.

En ese sentido, anunció que el Sindicato de Trabajadores Municipales de Bovril anunció que el lunes vuelve a la actividad. “Nosotros vamos a garantizar, con todo el peso de la ley, que los empleados que quieran ir a trabajar el lunes, lo puedan hacer. Lo mismo para todos los funcionarios del Municipio. Queremos terminar con este intento de provocar una anarquía en nuestro pueblo”, planteó.

Blochinger dijo que ya firmó una denuncia penal para que se investigue las responsabilidades de “todos aquellos que han provocado daño a los bienes del Municipio, como las agresiones que han sufrido por los funcionarios; también, amenazas, intento de agresión física, agresión a un patrullero que custodió a un funcionario. Hay niveles de violencia que nada tienen que ver con el reclamo”.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.