Los trabajadores de la Municipalidad de Bovril -a 125 kilómetros de Paraná, en el departamento La Paz- iniciarán este viernes un paro por tiempo indeterminado ante la falta de certezas respecto de cuándo cobrarán sus salarios del mes de diciembre.

La crisis financiera del municipio gobernado por Alfredo Blochinger (Cambiemos) es de tal envergadura que ni siquiera los concejales han podido acceder al cobro de sus dietas. Desde hace cuatro meses no perciben ningún tipo de ingreso.

Blochinger -que va por su segundo mandato al frente e la Municipalidad de Bovril- realizó gestiones ante el ministro de Economía de Entre Ríos, Hugo Ballay, a quien pidió un adelanto de los fondos de coparticipación y también la gestión ante el Gobierno Nacional, de modo de acceder a un Aporte del Tesoro Nacional (ATN).

“Para los trabajadores esta situación es preocupante”, indicó Pedro Zuchuat, secretario gremial de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE).

El gremio mantuvo una asamblea con los trabajadores el martes 22 y luego un encuentro con la viceintendenta Gabriela Lezcano, y un grupo de concejales de Cambiemos. Pero de esa reunión no surgieron soluciones, sino más desazón. “Lo preocupante -dijo el dirigente gremial en declaraciones la programa Cinco Esquinas que se emite por Radio Costa Paraná 88.1–  es que la provincia no tiene deudas por coparticipación con la Municipalidad de Bovril. Los fondos llegan. Llegó la remesa de diciembre, que fueron $4 millones. No pueden decir que las provincia mantiene una deuda por coparticipación. Los fondos los recibieron, y una prioridad debió haber sido el pago de sueldos. Ahora sabemos que el intendente anda gestionando un adelanto de coparticipación o un ATN. Le dijimos a la viceintendenta que eso es solamente un parche. No sabemos cuál es el desfase económico, que lo debe haber. No entendemos cómo no pudieron pagar los sueldos con los 4 millones de coparticipación, siendo que para cancelar todos los sueldos se necesitan $2,3 millones. No debió existir este inconveniente”, explicó.

Bovril tiene aproximadamente 100 trabajadores en planta permanente, más algunos contratados de obra y alrededor de 300 “jornaleros”, estos últimos van siendo rotados cada dos meses. “Lo de los jornaleros es una situación lamentable que no podemos naturalizar: cobran $2.000 por quincena. Yo pregunto cómo hace un jefe de familia para vivir con $2.000 por quincena”, plantea Zuchuat.

Desde este viernes, y por tiempo indeterminado, ATE  convocó al paro en la Municipalidad de Bovril. “Solo habrá guardias mínimas”, aclara.