El paro de colectivos seguirá el fin de semana. Así lo anunció Sergio Groh, secretario gremial de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), en diálogo con Radio Costa Paraná 88.1.

“No se pagó el aguinaldo, y no creemos que el fin de semana aparezca, así que la medida de fuerza se mantiene. No creo que el lunes haya servicio”, anticipó el dirigente.

Y de pasó, cuestionó la “ausencia” de referentes de la Municipalidad de Paraná. “Nadie se acercó a preguntarnos qué pasa. Hay una ausencia total de funcionarios del Municipio”, dijo.

 

Reclamo


Buses Paraná, el consorcio que tiene la concesión del transporte urbano de pasajeros en la ciudad desde hace un año, insiste en el reclamo del pago de una deuda de $40 millones por parte de la Municipalidad, situación que le impide hacer frente al pago de la primera cuota del sueldo anual complementario a los 500 choferes de colectivos, quienes a su vez iniciaron el jueves, a las 18, un paro que por ahora es indefinido.

Hugo Ruiz, gerente de Ersa Urbano -que junto a Mariano Moreno son las dos firmas que prestan el servicio en Paraná- dice que ese monto se conforma de subsidios adeudados -la diferencia de $2,80 que se aprobó en la tarifa que rige desde el 16 de abril último: el boleto cuesta $22,80 pero los usuarios pagan $20-, la no remisión de fondos del Boleto Estudiantil Gratuito Universal (BEGU), y una compensación por la “demora” en la entrada en vigencia de los últimos aumentos de la tarifa que, previo a su instrumentación, debe contar con el visto bueno de SUBE nacional.

Ruiz dijo que esa cifra “está documentada con los expedientes presentados, y sobre los cuales hemos pedido un pronto despacho. Lamentablemente, no hemos tenido respuesta. Ni por sí, no por no: no hemos tenido respuesta. Ha sido imposible cobrar aunque sea una parte de esa deuda”.

En declaraciones al programa Informales de Radio Costa Paraná 88.1, el empresario explicó que los empresarios han “intentado reunirse con el intendente” Sergio Varisco pero que las gestiones han resultado en vano. “Queremos ver de qué forma podemos solucionar esto de forma rápida”, aseguró.

El sábado, Buses Paraná emitió un comunicado en el que manifestó que existe un “compromiso del Municipio de abonar para el miércoles próximo el 20% de la deuda que mantiene con las empresas, lo que permitiría abonar el aguinaldo. Este compromiso ha sido informado por la Empresa a los trabajadores y estos han dispuesto volver al trabajo por lo que se normaliza el servicio a partir de mañana” domingo 7. Ese 20%, un acumulado de reajustes y de compromisos por aplicación del Boleto Escolar Gratuito Urbano (Begu), supone una cifra próxima a los $40 millones.

La quita de los subsidios nacionales al transporte, dicen desde las empresas, ha eclosionado en el equilibrio financiero y ha provocado la actual situación, en la que Buses Paraná, señaló el empresario, debió “devolver” 9 unidades OKM a Mercedes Benz, tal lo comprometido en el pliego de concesión, ante la imposibilidad de hacer frente a su pago. “Con esto de la quita de subsidios, quedamos en una encrucijada, y no podemos comprometernos a aceptar un justo pedido de aumento de sueldo del gremio por la imposibilidad de hacer frente a eso. ¿Cómo se enfrenta esto cuando los ingresos no son lo suficiente como para cumplir con nuestras obligaciones?”, se pregunta Ruiz.

El concejal Enrique Ríos (Frente para la Victoria), disiente con el planteo de los empresarios. “No corresponde ese pago que reclaman. El concepto por el cual se reclama no es válido. Un primer reclamo es porque no se les dio la tarifa que ellos pedían. Y el segundo, por la diferencia en la aplicación del último aumento. Todo eso está en el área Legales del Municipio, para definición. Pero entiendo que será desestimado el pedido”, aseguró.

Respecto del pedido de nuevo aumento de la tarifa -$28, con una línea de subsidios de $11 millones al mes- considera que el planteo es “inviable”. “La Municipalidad está desfinanciada. No puede afrontar ningún tipo de subsidio nuevo. Las paritarias de UTA son del 20 % con un reajuste en septiembre y una suma fija de 16 mil pesos pagaderas en 3 cuotas. Y la empresa Ersa, en concurso preventivo. Lo que ingresa se licúa con las deudas que tienen”, amplía. “Frente al incumplimiento empresarial con el servicio, los usuarios no pueden pagar ese nuevo aumento”, apunta.

Desde el sector empresario dicen que la última actualización tarifaria  -pedida en octubre de 2018, y que entró en vigencia en abril de 2019- se aplicó “con pérdidas”.

En ese esquema de tarifa pedida de $24,80 se incluyó el pago del subsidio repartido entre Provincia, un 50%; Municipio, un 25% que se gestionaría ante Nación, y el 25% restante vía aumento. “El 25% que corresponde al municipio no se logró de Nación. La cifra era de $15 millones mensuales, de los cuales llegaron $5 millones mensuales. Ahí se produce el primer desfase”, señaló Ruiz. “Encima, se aprobó una tarifa política y no la que resultaba de los análisis técnicos”, apuntó.

“Ahora -resaltó- se hizo una nueva actualización de costos. Nuestro rubro se maneja casi en su totalidad a precio dolar. Este estudio nos da una tarifa de $35,80. ¿Nosotros qué hacemos? Somos concientes de que ese precio no lo pueden enfrentar los usuarios. Entonces, proponemos al poder concedente, la Municipalidad, una tarifa de $28 pesos, acompañada de un subsidio de $11  por kilómetro. Ese subsidio puede ser de la Nación, de la Provincia o el Municipio. Eso lo tiene que definir el poder concedente”.

Buses Paraná pretende llevar esa  tarifa a $28, aunque ese valor regiría en caso de que el Estado otorgue una nueva línea de subsidio de $11 millones al mes. De lo contrario, el valor que han calculado se ubicaría en torno a los $35,80. El planteo empresarial recién será debatido en la primera reunión del año del órgano de monitoreo y control del servicio, el Sistema Integral de Transporte Urbano (SITU), que fue convocado a reunión para el miércoles 10. El concejal Enrique Ríos, del bloque del Frente para la Victoria (FPV), calcula que el Concejo Deliberante recién estaría analizando el pedido en la segunda quincena de agosto, con final incierto.

El final es incierto.

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.