La noticia no es halagüeña.

La noticia es que Matías Victorio Avellaneda, “Cachito”, un personaje de la ciudad, está internado. Y está complicado de salud.

Hace más de veinte días que fue ingresado al Hospital San Martín.

Y ahora piden dadores de sangre, cuatro, para que se presenten este martes, entre las 7 y las 11, en el acceso por Pascual Palma del Hospital San Martín.

“Está grave”, dice el mensaje.

 

 

Imposible no conocerlo. Cómo no reconocerlo en cada lugar, en cada acto, en cada concentración en el centro de Paraná.

Ahí estaba, ahí estuvo siempre “Cachito”.

El 7 de marzo de 2011, cuando Juan Alberto Puiggari llegó a Paraná para asumir como arzobispo, lo hizo con una ceremonia que se inició cerca del río, y continuó por toda la ciudad.

Puiggari se entrevistó con funcionarios, miembros del Clero y, también, con “Cachito” Avellaneda.

Ese día, Puiggari fue trasladado a la Municipalidad en una cupe convertible Chevrolet modelo 1947, que pertenece a un reconocido médico de la ciudad y fanático de los autos, Ernesto Desio.

En la puerta del Palacio Municipal lo aguardaban el entonces intendente José Carlos Halle y quien ese año ejercía la presidencia de la Cámara de Diputados de la provincia, Jorge Busti.

No bien se bajó del auto que lo transportaba, a Puiggari le salió al paso Cachito Avellaneda, quien le dio la bienvenida con un extenso y afectuoso abrazo.

Un año después, en 2012, fue homenajeado por la II Brigada Aérea.

El homenaje que recibió consistió en la presentación de los efectivos formados al jefe de la Brigada, comodoro Alfredo Amaral, izamiento del pabellón nacional, lectura de la orden del día declarando huésped de honor a “Cachito” Avellaneda.

Finalizada la lectura el jefe de la unidad le colocó un distintivo de la fuerza en su pecho y le obsequiaron presentes relacionados con el centenario de la aviación militar argentina.

En el acto también se homenajeó a Adrián Avellaneda, hermano de “Cachito”, con una condecoración y el obsequio de presentes para quien ha sido un incondicional seguidor de las distintas actuaciones de la banda de música en la ciudad de Paraná, como así también en los desfiles organizados por el gobierno provincial y municipal.

“Cachito”.

Ahora está complicado. Y todo Paraná extrañándolo, aguardándolo para que se una a los distintos actos, las distintas actividades, las reuniones que siempre lo han tenido como un incondicional.

Como un ciudadano ilustre de Paraná.

 
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.