Caja de Jubilaciones: las consecuencias del descuido

 

Seguir un trámite en la Caja de Jubilaciones de la provincia, que requiere remitirse al expediente, no es tarea sencilla. Hay demoras de meses. Es que el archivo del organismo se desplomó a finales de 2012 y su reconstrucción demandó un año. Más de 70 mil expedientes quedaron en ascuas y aún hoy los empleados de la repartición trabajan en la clasificación de los papeles.

Fue a las 11 de la mañana, recuerdan los empleados del archivo. Luego de reiteradas advertencias a los funcionarios sobre el mal estado de los estantes de chapa que sostenían unas siete mil cajas donde se alojaba la historia laboral de miles de entrerrianos, todo se derrumbó en minutos por efecto dominó. “Fue como una explosión”, recuerda uno de los trabajadores.

El archivo de la Caja de Jubilaciones de la provincia de Entre Ríos colapsó y se vino literalmente abajo en noviembre de 2012, pero las consecuencias de permitir el deterioro y la caída de las estanterías derruidas por el paso del tiempo y la negligencia oficial, aún hoy afectan a los pasivos y los pensionados provinciales que deben muñirse de mucha paciencia a la hora de realizar un trámite que requiera la consulta de algunos de aquellos expedientes.

“Estuvimos un año reorganizando todo, el archivo estuvo cerrado todo ese tiempo, muchos expedientes los secamos con ventilador o estufa porque además este lugar se inundaba”, indicó uno de los trabajadores consultados.

Desde la Caja de Jubilaciones aseguran que fue recuperado todo el material y se encuentra a disposición, pero los abogados que habitualmente asisten al organismo intentando de acelerar trámites pendientes no tienen la misma percepción.

“A mi me dijeron que varios expedientes se perdieron y en la práctica me pasa que hay trámites que no se mueven nada y podés presentar 20 notas apurando la anterior pero como no tienen la base del reclamo, que está en el expediente, no pasa nada”, señaló una profesional del fuero local.

Por otra parte, los empleados del sector, si bien sostienen que no hubo extravíos ni roturas totales de los papeles archivados, sí reconocen que todavía siguen en una etapa de clasificación. “Primero pusimos todos los expedientes en las cajas, pero hay que seguir clasificando”.

Luego del desastre, entonces sí, se compraron nuevos estantes y se resolvieron los problemas de filtraciones de agua en las habitaciones donde funciona la dependencia sobre calle Corrientes. De cualquier modo, analizó el abogado Raymundo Kisser, especialista en temas previsionales: “Muchas veces se necesita el expediente y ese expediente ha desaparecido, se ha perdido y el problema es de arrastre, hay un menosprecio por el archivo y es lo que queda de la historia laboral del trabajador, no está bien cuidado, hace años lo venimos denunciado”.

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora

 

 

 
 
 

0 Comentarios

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Dejar un comentario