“Es una nueva etapa”, dice el senador provincial Pablo Canali sobre su decisión de escindirse del bloque oficialista en la Cámara Alta y conformar un bloque unipersonal, Unión Vecinal.

“Sin mayores traumas, pero se abre una nueva etapa en la que hay que remarcar algunas cosas que uno viene solicitando hace mucho tiempo”, completa.

“Yo pertenezco a una Unión Vecinal, a un partido que se está formando, y que hoy se expresa en la Legislatura. Mi carrera política la he hecho con la Unión Vecinal”, asegura.

Su distanciamiento del oficialismo en el Senado, dice, viene amasándose hace tiempo, aunque el click fue la frustrada discusión de la reforma política. Pero también marca sus diferencias con la discusión del Presupuesto 2018, el Pacto Fiscal y, ahora, el Presupuesto 2019.

“Hubo una sola charla en Diputados, en la que nos invitaron gentilmente a los senadores a participar”, dice, no sin un dejo de sorna. Ningún legislador, acota, tuvo oportunidad de discutir las obras presupuestadas para sus departamentos.

No repetirá mandato en el Senado: vuelve a San José, su pueblo, para pelear por la Intendencia por el vecinalismo.

Y respecto de la investigación abierta en la Justicia en torno a la existencia de contratos truchos en la Legislatura, Canali asevera que “es una situación muy compleja, porque se involucra a un montón de gente -yo trato de no generalizar, porque la sociedad está compuesta mayormente de personas buenas, y un puñadito de personas malas-: acá hubo 4, 5, 10 vivos que se han aprovechado de un sistema de escasos controles, que ojalá la Justicia llegue al fondo de la cuestión, desde el que firmó el contrato, hasta el que lo habilitó y el que recibió el dinero”.

Canali fue uno de los legisladores que se presentó en la Justicia después que estalló el escándalo de los contratos. “Yo fui informalmente a hablar con los fiscales. No lo hice para transcender. Simplemente por una necesidad moral de ir a charlar, y ver de qué manera se pueden esclarecer algunas cosas”.  Y agrega: “La obligación de un funcionario público es ponerse a disposición de la Justicia”.

“Yo no me ampararía en los fueros para esquivar una investigación judicial”, sostiene, y confía en que la investigación en Tribunales podría llegar hasta la raíz. “Y debería denunciar cualquier presión que tenga la Justicia. Me parece que si tuviera alguna presión de algún sector, hay que denunciarla. Es necesario que esto se aclare. Dar muestras claras de que no se está amparando a nadie. Y que no se pueden transgredir determinados límites”, completa.

 

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.