La votación del acuerdo al pliego de Martín Francisco Carbonell como vocal de la Sala Civil y Comercial del Superior Tribunal de Justicia (STJ) se consiguió con la oposición de Cambiemos, que en boca del senador Roque Ferrari mostró su disidencia con la incorporación del juez concordiense al alto cuerpo por su “falta de idoneidad”, que, sin embargo, no contó con una postura monolítica: el senador Raymundo Kisser eligió retirarse del recinto hasta que el trámite concluyera.

Kisser no compartió la postura de Ferrari, y lo expresó retirándose del recinto del Senado, ausentándose del momento de la votación. Carbonell consiguió el apoyo de los senadores oficialistas del Frente para la Victoria (FPV), del vecinalista Pablo Canali y del senador Exequiel Blanco, del bloque Todos por Tala.

“La política -dijo Farrari al plantear la oposición a votar el pliego de Carbonell- está muy castigada. Y nosotros tenemos la oportunidad, cuando se dan las circunstancias, de avanzar en la posibilidad de ese cambio, que tanto reclama la sociedad. El Poder Ejecutivo ha propuesto a Carbonell para ocupar un lugar en la Sala Civil y Comercial del Superior Tribunal. Y la Constitución nacional claramente establece que todo ciudadano puede ejercer una función pública sin otro requisito que el de la idoneidad”.

Ferrari reprochó que ese requisito, el de la idoneidad para el cargo, no se cumple en el caso de Carbonell. “La idoneidad es la competencia que debe tener el ciudadano para poder ejercer con satisfacción el cargo público para el cual se lo ha propuesto. En este caso, no voy a hablar de idoneidad ética, porque sinceramente al doctor Carbonell no lo conozco personalmente. Debe ser un buen profesional, por algo ocupa el lugar que ocupa. Pero sí  voy a hablar de la idoneidad técnica, que para mí es realmente importante”, aseveró.

Y apuntó:”Desde que Carbonell se graduó en la Facultad de Derecho y todo el tiempo transcurrido hasta ahora, han sido escasos, por no decir nula, la participación en algún congreso en materia civil y comercial. Me opongo a otorgar el acuerdo solicitado por el Poder Ejecutivo. Debe ser buen profesional, pero tengo mi gran duda de que pueda desempeñar con eficiencia el cargo para el que fue propuesto, porque no tiene la capacitación necesaria.Pido al bloque de Cambiemos, y a los demás senadores, que me acompañen”.

El presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Acuerdos, Lucas Larrarte, respondió a los dichos de Ferrari, y consideró que “las respuestas que brindó Carbonell fueron claras, contundentes y satisfactorias”. Dijo que reúne los requisitos que exige la Constitución de Entre Ríos para ocupar una vocalía en el STJ y calificó las observaciones del senador de la oposición como “políticas” antes que técnicas.

“¿No hay otro interés o voluntad que mueva el voto en contra? Quedará abierta la cuestióin para que responda la sociedad”, señaló Larrarte.

El presidente del bloque del FPV, Ángel Giano, apoyó la postura de Larrarte. “Carbonell está absolutamente preparado”, aseguró.

Después, lanzó una serie de comparaciones. “Carbonell va a reemplazar a Leonor Pañeda. ¿Cuál era la especialidad de Pañeda? Venía del fuero penal. ¿Cuándo se la criticó a Pañeda por haber sido integrante de la sala civil? Medina de Rizzo hizo toda su carrera en el fuero penal, y es integrante de la Sala Laboral. El presidente del Superior Tribunal, Emilio Castrillón, abogado, proveniente de la dirigencia política. ¿Quién cuestiona su idoneidad para el cargo”, lanzó Giano.

Y después, sembró la duda. “Entiendo que Ferrari representa a todo el bloque Cambiemos, salvo a Lisser, porque no está en la votación. Lo de Ferrari es político, desde lo jurídico no tiene sustento alguno”, señaló.

 

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.