Ni la Fiscalía de Estado ni el Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper) tienen, de momento, certeza respecto a si habrá apelación en el fallo del Superior Tribunal de Justicia (STJ) en feria que confirmó una sentencia de primera instancia que hizo lugar a un amparo para permitir que un nene de 4 años, Enzo Raineri, acceda a una medicación para seguir tratándose un cáncer de riñon. La medicación, que debe importarte de Alemania y para lo cual la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica  (Anmat) ya dio su autorización, tiene un costo de $10 millones.

“Todavía no se ha decidido. Pero al margen de lo que haga Fiscalía, también hay que consultar la posición del Iosper”, dijo una fuente de Fiscalía de Estado. “Tal vez se apele”, fue la contestación en la obra social.

Enzo Raineri.

 

El 7 de enero, el juez de feria Alejandro Cánepa hizo lugar al amparo y condenó al Estado a asumir el 80% del costo de ese medicamento, y al Iosper a costear el 20% restante. Pero tanto el Gobierno como la obra social provincial apelaron esa sentencia, y este jueves 31 un tribunal de feria, compuesto por los jueces Bernardo Salduna, Hugo Perotti y Eduardo Romeo Carbó. en voto dividido, confirmó lo resuelto por Cánepa. Ahora, lo que seguirá será un planteo para que esa sentencia se materialice y el pequeño Enzo Raineri, de tan solo 4 años, pueda avanzar con la terapia contra el cancer de riñón que le detectaron en febrero de 2018.

Ahora, el camino que le queda al Gobierno y al Iosper es a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, como ya ocurrió con el caso de Tiziano Cáceres. Los papas de Tiziano, de 4 años también, habían iniciado una batalla en la Justicia en agosto de 2017. Tiziano Cáceres pedecía de Atrofia Muscular Espinal (AME) Tipo 1, y según le habían dicho los médicos a su familia, el modo de mejorar su calidad de vida era mediante la utilización de un medicamento costosísimo.

La atrofia muscular espinal tipo 1 o enfermedad de Werdining Hoffman constituye el tipo más severo de la atrofia muscular espinal pues es una enfermedad neuromuscular grave, genética autosómica recesiva, caracterizada por la pérdida de músculo esquelético, lo cual compromete la salud y la vida misma de la persona afectada. Es una enfermedad para la cual no se dispone de una cura.

El reclamo judicial apuntó a lograr que el Iosper brinde “cobertura integral al 100% de la medicación Nusinersen (Spinraza) 12 mg/5ml por cuatro aplicaciones,  que fuera prescripto por su médica, neuróloga infantil Lilia Edith Mesa, a los fines de tratar el padecimiento del niño consistente en atrofia muscula espinal tipo 1”. Se trata de una medicación que tiene un  costo del orden de los $12 millones.

Un fallo en primera instancia resultó adverso, pero luego la Sala Penal y de Procedimientos Constitucionales  del STJ acabó dándole la razón a los papás de Tiziano y condenó al Iosper a brindar esa medicación. Pero antes de que se efectivizara el fallo, la obra social y la Fiscalía de Estado promovieron un recurso extraordinario, y llegaron hasta la Corte. El máximo tribunal no llegó a expedirse: Tiziano Cáceres falleció en marzo de 2018.

En Iosper tienen una relación tirante con los Tribunales, y vienen reprochando una serie de fallos de la Justicia condenatorios a la obra social.

Los jueces no diferencian, por ejemplo, entre un geriátrico habilitado y otro trucho, y terminan condenando a Iosper a cubrir prestaciones de internación en esas instituciones sin fijarse si tiene los papeles en regla o no. “¿Tengo que brindar o no cobertura a un afiliado que es internado en un geriátrico que no cuenta con habilitación? Para algunos jueces, sí; para otros, no. Los que me dicen que sí, que tengo que darles cobertura, no consideran las condiciones en las que ese afiliado termina internado en un geriátrico. Me obligan a pagar el mismo arancel que cobra un geriátrico que cumple con todas las reglas y que está inscripto. Hablamos de aranceles de $22 mil. La Justicia obliga a internar a una persona en un geriátrico no habilitado, y de esos hay muchos en la provincia”, ha dicho Fernando Cañete, titular de Iosper.

En 2018, Iosper se manejó con un presupuesto anual de $3.700 millones; para 2019, se proyectan $5.700 millones. De ese monto global, el 88% lo absorbe el gasto en prestaciones; y entre estos, el rubro medicamentos se lleva el 33%; las internaciones, 20%.

 

 

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.