Seis dirigentes de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) y el ex ministro de Salud, Ariel De la Rosa, serán sentados en el banquillo de acusados en la causa en la que se les imputa el delito de coacción en perjuicio de la directora del Hospital Colonia de Salud Mental de Diamante, Noelia Trossero. Así lo resolvió este miércoles el juez de Garantías de Diamante, Julián Vergara, quien hizo lugar parcialmente a la solicitud de los representantes del Ministerio Público Fiscal.

Este jueves, la fiscalía adelantó que apelará parte de la resolución judicial. También lo hará la defensa del ex titular de la cartera sanitaria, que pide el sobreseimiento, según dijo uno de sus abogados, Leopoldo Lambruschini, en declaraciones a Radio de la Plaza, aunque la cuestión, en ese caso, lo deberá resolver un tribunal de alzada. La causa, en sí, ya está elevada a juicio, y la decisión del juez Vergara no es apelable.

A la audiencia celebrada este miércoles por la mañana en los tribunales de Diamante asistieron los seis dirigentes de UPCN imputados. No se hizo presente el abogado de todos ellos, Marcos Rodríguez Allende, ya que se encontraba en una audiencia en Santa Fe. En su lugar, para resguardar los derechos de los imputados, intervino la defensora oficial de turno, Stella Peralta. Otro que faltó a la cita fue el ex titular de la cartera sanitaria, Ariel De la Rosa. En su representación se presentaron sus abogados, Julio Federik y Leopoldo Lambruschini, que tras la audiencia adelantaron que apelarán la resolución judicial.

Los dirigentes de UPCN que serán llevados a juicio por las supuestas amenazas y aprietes ocurridos el miércoles 7 de junio contra la directora del nosocomio, son: Zunilda Suárez; Fabián Monzón, secretario adjunto del gremio y uno de los siete directores del Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper); los vocales suplentes en el sindicato, José Zarza y Guillermo Barreira; Carina Domínguez, secretaria gremial; y Noemí Ester Santamaría, vocal titular del gremio. A Barreira y Monzón también se les imputa el delito de desobediencia judicial y amenazas.

Sin embargo, el magistrado sobreseyó a dos referentes sindicales a quienes la fiscalía les endilgó el delito de coacción en coautoría por los hechos del día lunes 5 de junio.

Las sobreseídas fueron la secretaría gremial Carina Domínguez y Zunilda Suárez. El juez Vergara entendió que la fiscalía no acreditó que las dirigentes hayan formado parte de las amenazas que presuntamente se dieron el 5 de junio, el primer día del desembarco de un grupo de sindicalistas en el nosocomio, que exigían la reincorporación de la enfermera y delegada gremial, Yanina Migueles.

Los fiscales apelarán esa resolución ya que cuentan con evidencia de que las dirigentes formaron parte de la organización de los hechos del lunes, aunque no hayan estado físicamente en el lugar.

En diálogo con Entre Ríos Ahora, el fiscal Dato explicó que los seis dirigentes serán llevados a juicio por el supuesto delito de coacción agravada, pero que apelarán el sobreseimiento de Domínguez y Suárez por uno de los delitos que se les atribuyó: coacción en coautoría.

Ese delito, según el fiscal, fue cometido el lunes 5 de junio, pero el magistrado decidió desvincular a Domínguez y Suárez porque “interpretó que no había elementos para decir que estuvieron en el hospital”.

“Eso no lo compartimos porque tenemos otra evidencia  que nos da que Carina Domínguez estaba al tanto de lo que sucedía ese lunes y había organizado el apriete a la directora con Zarza y Santamaría, que efectivamente estuvieron el lunes”, dijo Dato, quien refirió que las pruebas se encuentran en los mensajes telefónicos que intercambiaron los dirigentes.

“Para nosotros ella –por Domínguez-  es coautora de coacción. Eso no lo vio así el juez entonces la desvincula”, agregó Dato. A su vez, el fiscal explicó que “entendemos que hay elementos y que es apresurado dictar un sobreseimiento porque el hecho de que no haya estado el lunes no significa que no haya estado en la organización, porque así se lo manifestó a Zarza por teléfono para que viniera el lunes 5”.

“Ese sobreseimiento lo vamos a cuestionar, no vamos a consentir eso y lo vamos a apelar”, confirmó el fiscal, quien además aclaró que los demás fiscales que intervinieron en el legajo son el fiscal titular Gilberto Robledo y Gamal Taleb.

Finalmente, el fiscal señaló que el siguiente paso tras la remisión de la causa a juicio es que se integre el tribunal de juicio –mediante sorteo- y que la Oficina de Gestión de Audiencias (OGA) fije una fecha de debate oral y público.

 

 

Gonzalo Núñez

Especial para Entre Ríos Ahora.