Jueves. Cálido. Noche. Nadie en la ciudad. Un bar, a cinco cuadras de Plaza de Mayo, está vacío. Apenas hay tres chicas que ocupan una mesa. Todo lo demás, desierto. “Paraná es así”, dice el dueño con la resignación de los que saben de qué habla. Y así, languidecen, trastabillan, cierran. Ahora, el cartel está puesto en un bar que ya no es de San Juan y Colón. El bar está cerrado y el cartel anuncia que tiene otro destino. Un bar menos.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.