En la Peatonal San Martín, y en las calles adyacentes, se advierte el pulso comercial de la ciudad. Se nota cuándo es tiempo de vacas gordas y cuándo, como ahora, la crisis golpea con fuerza. Los comercios liquidan mercadería, ponen promocionales, sacan mercadería fuera del escaparate y la ubican en las veredas, como modo de atraer la atención de potenciales consumidores muy de bolsillo vacíos. Otros, irremediablemente, bajan la persiana. Ya le  tocó a un local de una cadena de heladerías sobre la Peatonal; una sucursal de una casa de fotografías; ahora una juguetería, y van. En calle Uruguay, casi Corrientes, también: “Liquidación total x cierre”.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.