Fue un trámite rutinario. Esta mañana, desde las 10, en el recinto de la Cámara Alta, se realizaron cinco audiencias en la que expusieron candidatos a ocupar distintos cargos en la Justicia ante la comisión de Asuntos Constitucionales y Acuerdos: allí estuvieron Nélson Daniel Alú, propuesto como vocal de la Cámara de Apelaciones – Sala Civil y Comercial – de Concepción del Uruguay; Carlos Federico Tepsicho, para vocal de la Cámara de Apelaciones – Sala Civil y Comercial – de Concepción del Uruguay; María Carolina Castagno, vocal para el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná;  Gervasio Pablo Labriola, vocal para Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná; y Rafael Martín Cotorruelo, candidato a vocal para Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná.

La comisión de Acuerdos del Senado. 

 

Los cinco respondieron preguntas de la Comisión, que integran  Lucas Larrarte, René Bonato, Ángel Giano, Rogelio Schild, Roque Ferrari, Raymundo Kisser y Pablo Canali. Hubo consultas sobre la situación patrimonial y tributaria a los candidatos; sobre la situación del servicio de administración de justicia; el proyecto de juicios por jurado; la discusión de una ley de narcomenudeo; y sobre los juicios abreviados.

María Carolina Castagno.

 

Castagano, hoy vocal de coordinación, con veinte años en el Poder Judicial, dijo que acceder al cargo de juez –ahora el Senado debe evaluar su pliego y prestar acuerdo constitucional—“es un avance en mi carrera”, y que la magistratura “es una enorme responsabilidad, y más juez de juicio”.

Un punto destacado de los senadores fue la opinión de los candidatos respecto de la situación del sistema penitenciario en Entre Ríos.

Castagno evaluó que “la situación carcelaria en la provincia es altamente preocupante porque las unidades están desbordadas. El sistema penal tiene una capacidad máxima para 1.500 internos. Pero las estadísticas a finales de septiembre dicen que hay 2.062 internos. Es decir que estamos superando ampliamente la capacidad del sistema”.

Al respecto, destacó que sólo la Unidad Penal de Paraná tiene 756 internos, cuando en 2011 era de 746 la población de todo el sistema penitenciario en Entre Ríos. “Hoy Paraná supera la población que tenía la provincia entera. Esto se traduce en la ineficacia del sistema penal en su capacidad para contener. También para abordar a todos los internos, que están en una situación tal que van contra las garantías constitucionales que tienen los propios internos”, aseveró.

En ese punto, Castagno puso de manifiesto que “no se está cumpliendo la manda constitucional”, que ordena que las cárceles sean sanas y limpias, y que se procure la reinserción de los internos.

Destacó que la superpoblación es tal que en la Unidad Penal de Paraná se han agregado pabellones a los ya existentes, y que uno de ellos fue la transformación de la capilla en pabellón, donde ahora hay 50 internos, tal como ya lo había revelado Entre Ríos Ahora en abril último.

Otro candidato a juez, el hoy fiscal Gervasio Labriola, también se refirió a la situación del sistema penitenciario. Dijo que en sus visitas a las cárceles, “vemos el estado. Se impone una reforma edilicia, no sólo para trasladar de lugar a la Unidad Penal de Paraná, sino por las condiciones infrahumanas en las que están los internos. Vemos buena voluntad, vemos crecimiento edilicio, pero desordenado, sin mucha planificación. En la Unidad Penal de Mujeres las condiciones son mucho más favorables. Igual, creo que una reforma, un nuevo edificio, son imperantes”.

Demandó al Estado mayor inversión en el sistema penitenciario, aún cuando “ello genere rechazo en la sociedad”, dijo el candidato a juez –sin advertir que hay un mandato constitucional que obliga a dar condiciones dignas a los presos–, y eso debe ser así, aseguró, por “compromisos internacionales mínimos”.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.