El domingo comenzó la implementación de los nuevos recorridos del servicio de colectivos en Paraná; dos días antes, el viernes, comenzó a regir la suba de más del 40% en el precio del boleto, que pasó de $8,75 a $12,40.

El cambio se produjo en medio del desconcierto y la escasez de información. Pero aunque hubo peticiones para volver atrás con todo -la Defensoría del Pueblo hizo una presentación con 2.000 firmas- el gobierno de la ciudad de momento se ha mantenido firme en la medida aplicada, que antes ya había sido suspendida, en febrero pasado.

“Había que hacer estos cambios”, dice el empresario Marcelo Lischet, integrante de la Unión Transitoria de Empresas (UTE) Buses Paraná, a cargo de la concesión del servicio de transporte de pasajeros en Paraná. “Como empresa prestadora, lo único que hemos hecho ha sido implementar lo que se licitó. Creemos, a simple vista, que tiene que ser para mejor. Se le han agregado a todo el sistema más de 200 mil kilómetros. Hay mayor cobertura. Ahora, tenemos que esperar a que la gente se vaya acostumbrando”, sostiene.

En declaraciones al programa Puro Cuento de Radio Costa Paraná 88.1, Lischet dice que cuando se decidió aplazar los cambios, se convino que había déficit de información al usuario. “Pero la responsabilidad de toda la información quedó a cargo del municipio. Nosotros debíamos tener la cartelería interna, que la tenemos. Quizá faltó información de las áreas competentes. Pero ya está en marcha. En un par de días, la gente se empezará a acostumbrar. Y espero que sea para mejorar”, analizó el empresario.

Lischet sostiene que “mejoraron las frecuencias”, y además “se llega a mayor cantidad de barrios. La frecuencia que se licitó es de 15 minutos, y en horario pico, no debe pasar de los 10 minutos en los servicios urbanos. Se incorporaron más de 20 unidades nuevas. Estábamos trabajando con 173 coches, y hoy en todo lo que es área metropolitana contamos con 190 coches”.

-Se acortaron los recorridos y se dijo que estaba la posibilidad de completar el viaje en otro coche, con el mismo valor del pasaje. Pero ese sistema, el del boleto combinado, todavía no está vigente.

-La implementación del boleto combinado no es responsabilidad de las empresas. Eso lo debe implementar la Nación, a través Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE). “Lo mismo pasó con la instrumenación de la nueva tarifa. Se demoró alrededor de 30 días. Lo el boleto combinado se está demorando un poco más. La Nación tiene algunos inconvenientes porque es novedosos el servicio combinado. Calculo que en el correr de los días estará implementado.

-Lo mismo ocurre con la aplicación Cuándo Llega: tampoco está operativa.

-Tampoco es responsabilidad de las empresas. La versión que tengo es que se está trabajando muy fuertemente. Calculan que para el jueves ya estaría implementado.

Los inconveniente también aparecieron con el servicio nocturno, que es una incorporación nueva, ya que el primer día ocurrió un hecho de inseguridad. Y por eso, Buses Paraná hizo una presentación ante la Municipalida de Paraná para que se disponga de un policía en cada coche que efectúa los recorridos nocturnos.

-¿Cuánto tempo se estima para superar los inconvenientes y llegar a una normalización del servicio?

-De acuerdo a la experiencia que uno tiene, calculo que llevará un par de semanas. Por eso se implementó durante las vacaciones, cuestión de que cuando haya plena actividad, ya se hayan podido hacer todos los ajustes. Hay que tener en cuenta también que Paraná tiene un trazado muy complicado de calles. Además, tenemos calles cortadas. Hoy, en el microcentro estábamos pasando en 8 minutos desde la Iglesia San Miguel hasta Cinco Esquinas. Pero debido a los cortes de calles por obras estamos teniendo una demora de entre 30 y 32 minutos. Todo eso hace que el servicio no sea lo eficiente que debiera ser.

Respecto del impacto del último aumento tarifario, Lischet entiende que la suba fue significativa por cuanto venía de un retraso pronunciado. “Cuando las tarifas no se ajustan a tiempo, aparece este desfase que golpea mucho a la gente. Santa Fe tiene un sistema de ajuste cada 6 meses. Así, no hay el golpe que se siente cuando no se fijan las tarifas en el tiempo que corresponde. Acá hacía dos años que se iba desfasando. Ni hablemos lo que puede llegar a venir si se sacan los subsidios. Este desfase no es sólo de este gobierno; también ocurrió con el gobierno anterior.

 

 

 
De la Redacción de Entre Ríos Ahora.