Para el este miércoles, a las 10, están convocados los concejales para tratar el proyecto del pliego de licitación del servicio de colectivos urbanos en Paraná. La iniciativa consiguió dictamen de las comisiones del Cuerpo y el oficialismo aclaró que fueron incorporados en el despacho “todos los aportes de la audiencia pública llevada a cabo el 29 de diciembre pasado y las sugerencias que hicieron llegar diversas instituciones”.
La concreción de la audiencia, al borde del fin de año, en un día en que la ciudad estaba ya con la cabeza en fiestas, mostró un costado, otro, que se busca reflejar a continuación.
Una cola larga en la vereda de calle Corrientes, un salón sin sillas vacías cuando todavía no eran las 10 del último jueves del año, y una mañana que anunciaba un día tórrido, presagiaban condiciones complicadas para los participantes de la audiencia pública sobre el transporte urbano de pasajeros de la ciudad de Paraná. Y así fue.
El salón Mariano Moreno, ubicado en Corrientes y Andrés Pazos, quedó colmado enseguida, no había un asiento libre y tampoco espacios en los pasillos para permanecer de pie. Todo estaba lleno, tanto que parecía que el público se iba encima de la mesa de las autoridades y funcionarios a cargo del desarrollo de la audiencia.
Y los números previos ya anticipaban que el salón, con capacidad para un centenar de asistentes, iba a resultar chico. El lunes 26, el Municipio informó que había 280 anotados, número que quedó en 263, de acuerdo a los listados oficiales que circularon el mismo día de la audiencia.
La nómina incluía al intendente Sergio Varisco, y tres concejales de Cambiemos que hicieron una larga exposición sobre el marco regulatorio del servicio, previsto en una ordenanza recientemente sancionada, las historia de más de tres décadas de una única concesión otorgada en 1984 y sus prórrogas interminables, y las bondades del nuevo diseño plasmado en un proyecto de pliego de licitación, en estudio actualmente en el seno del Concejo. En ese sentido, fue resaltado como una avance institucional la actual recuperación de las facultades del Cuerpo Deliberativo, perdidas en 2006 durante el gobierno municipal de Julio Solanas (PJ) y sin que durante las otras dos gestiones del mismo signo partidario que le siguieron – José Carlos Halle (2007-2011) y Blanca Osuna (2011-2015)- se recuperaran. Al final, el papel limitado del Concejo perduró durante diez años.
Al comenzar su discurso, el intendente Varisco interpretó la falta total de capacidad del salón, que obligó a un grupo de asistentes a quedarse en la vereda, como una demostración de la voluntad de participación de la ciudadanía.

Otra fue la lectura que enseguida hicieron algunos de los pocos vecinalistas presentes. “La mayoría de las sillas están ocupadas por funcionarios y militantes”, apuntaron. Y eso quedó reflejado después, con el paso de oradores.
Pero volviendo al desarrollo de la audiencia, la secuencia fue así: abrió la jornada Sergio Varisco, quien destacó que se trataba de un hecho histórico. “Es la primera vez que en la ciudad se hace una audiencia pública para discutir la licitación del servicio de colectivos”, dijo y recordó que desde los 80, durante el primer gobierno de su padre, Humberto Varisco, no se licita este servicio. Habló de la decisión de “terminar con esta práctica de la prórroga indefinida” de la concesión y que si bien la audiencia no es vinculante, todos los planteos serán atendidos. Y la tarea la dejó en manos de los concejales: “tendrán que dar respuesta” a cada uno de los planteos que se haga, anunció. Seguidamente, mencionó la necesidad de cambiar el paradigma de la movilidad urbana, haciendo que aquel que tiene auto tome el colectivo para trasladarse.
Justamente, los detalles de las bondades del proyecto y del marco regulador ocuparon buena parte de la mañana y estuvieron a cargo de representantes del oficialismo en el Concejo. Expusieron largamente los concejales María Zuiani y Emanuel Gainza ante un auditorio afectado por el amontonamiento y el calor, en una sala donde los aparatos de aire acondicionado no daban abasto y un papel o carpeta se volvía abanico.
El tiempo para los oradores que vinieron después del Intendente y los concejales, a cargo de la presentación, fue implacable: cinco minutos. Para algunos fue a todas luces insuficiente, mientras que para otros parecía resultar una eternidad.
Entre los primeros se ubicó Carlos Godoy, un militante socialista, ex candidato a intendente en 2011 y miembro del grupo de vecinos autoconvocados por el transporte, quien estudió pormenorizadamente el pliego desde su rol de usuario. Tanto ha analizado los términos del nuevo sistema propuesto que ha mantenido reuniones con concejales y hasta con el intendente Varisco para comunicar su preocupación y conclusiones.
Uno de los puntos sobre los que hizo eje fueron los estudios técnicos realizados sobre el transporte. Según Godoy, ninguno ha sido tenido en cuenta en el pliego. Y aseveró que se hizo todo lo contrario a la idea principal de esos estudios que consiste en priorizar el transporte público sobre el vehículo particular. En los hechos, los distintos gobiernos fueron excluyendo el transporte público -mencionó las semipeatonales, la reducción del ancho de Monte Caseros, frente a la plaza, y la disposición de correr las paradas a partir del reordenamiento del tránsito en el centro-. Así, desde este año -dijo- se crearon dos tipos de ciudadanos: los que pueden bajar en cualquier lugar porque se traslada en auto y los de a pie, que van en colectivo y quedan fuera de esas 30 cuadras del centro. Aseveró que el pliego actual favorece al sistema que viene prestándose hasta ahora, por un monopolio, y consideró una burla los dos servicios nocturnos incorporados en el nuevo esquema: “se trata de dos colectivos para 300 mil ciudadanos”, dijo.
Seguidamente, en cuanto al aspecto económico, advirtió que el diseño del nuevo sistema prevé un ingreso notorio de subsidios -unos 38 millones de pesos por mes- y pidió que los números previstos en los anexos del pliego se ajusten a las 12 líneas que se piensan licitar. Cabe recordar que las líneas 4, 6, 15 y 22 quedan afuera del proceso por enmarcarse dentro de los servicios suburbanos, de jurisdicción provincial y cuyos permisos para funcionar vencen en 2018. Las líneas suburbanas concentran el 52% de los pasajeros, se informó. Mientras que otras dos, la 12 y 20, se esfuman, pues se advirtió que no aparecen incluidas en el pliego. Con el reloj encima, pidió que se prorrogue el servicio hasta que concluya el permiso de 2018 de las líneas suburbanas y que se analice y replante el servicio en el marco de las necesidades de la región.
Se cumplió el tiempo, se apagó el micrófono, se cerró un aplauso y Godoy siguió hablando ya sin que el auditorio pudiera escuchar. Tuvo que irse sin terminar su exposición. Y fue en ese momento que recibió el saludo de la viceintendenta y presidenta del Concejo, Josefina Etienot, quien apareció en el salón con el acto ya empezado y su paso fue fugaz. “Anda con la judiacialización del Presupuesto, contrariada con todos sus pares de Cambiemos y con el propio Ejecutivo”, justificó una fuente del Concejo.
Luego, se reiteraron oradores que llegaron al atril para ponderar el diseño del pliego, la ordenanza del marco regulatorio, la gestión del intendente Varisco y de los concejales de Cambiemos. También para contrastar lo realizado en un año de gobierno en relación a las gestiones de la década pasada. Destacaron la instrumentación del boleto estudiantil gratuito, la incorporación de dos líneas nocturnas y la convocatoria a audiencia pública, como instrumento de participación ciudadana, entre otros aspectos. En el listado de inscriptos aparecían funcionarios municipales y también hijos, que en caso no hicieron uso de la palabra.
Alicia Glauser, vecinalista de Santa Lucía e integrante de la asamblea de vecinos autoconvocados, habló y pidió “más sensibilidad” a la hora de diseñar un nuevo sistema de transporte y se refirió concretamente al cambio realizado en las calles y paradas en el centro. Mencionó, a modo de ejemplo, lo que deben caminar ahora los vecinos que se bajan en Casa de Gobierno y tienen que hacer un trámite en Ansés. También se refirió a la necesidad de que el Estado ejerza controles a las prestadoras y que el colectivo sea un servicio eficiente.
Marcelo Haddad, ex concejal socialista, hizo uso de la palabra en calidad de trabajador independiente e integrante de la Unión Entrerriana de Entidades Vecinales partió del hecho de que la movilidad urbana es un derecho humano universal y como servicio público básico, debería abordarse como un sistema integrado con otros como bicicleta, colectivo, remise, taxi, tren, fluvial. Puntualizó la importancia del control estatal y ciudadano del servicio y enumeró un detalle de cuestiones técnicas del pliego. Marcó la carencia de un planificación estratégica que contemple todos los subsistemas, la falta de coordinación con las líneas suburbanas que vencen en 2018 y consideró “muy gracioso” que se ejecute la concesión y luego se genere un ámbito de Planificación estratégica.
En cuanto a lo económico, dijo que del total de la recaudación que se necesita para que el servicio se preste como hasta ahora, 35 millones son de subsidio y 8 millones surgen de lo que se va a recaudar, por venta de pasajes. Lo que arroja que el sistema demanda un fuerte volumen de subsidios.
En consonancia con los vecinos, el Defensor del Pueblo de Paraná, Luis Garay, planteó que el centro, el protagonista, del transporte debe ser “el usuario, no las empresas”. En base a esa idea y a que se trata de un derecho básico, sostuvo que el servicio y solicitó que las opiniones planteadas en la Audiencia sean fehacientemente tomadas por los concejales que tienen a cargo el análisis y posible modificación del pliego. Detalló que los reclamos que recibe la institución giran en torno de la frecuencia, de estado de los coches y garitas. Seguidamente, expuso la necesidad de que se consideren los diagnósticos y recomendaciones realizadas en tres estudios técnicos. Dijo que esos informes coinciden en remarcar que se deben aplicar medidas tendientes a mejorar el servicio de colectivo para desalentar el alto uso de vehículos privados.
Y leyó las estadísticas publicadas por el último estudio, iniciado en 2013 por técnicos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID): en Paraná, sólo un 14.5% usa el colectivo. El dato está enmarcado así: el 45,4% se traslada en vehículos privados (autos y motos), el 17,7% en transporte público (colectivos, taxis y remises), sólo el 1,2% en bicicletas y un 34,8% a pie. Del 17,7% que usan transporte público, sólo el 14,5% son usuarios de colectivo. Este número es destacado en el informe, junto con el bajo uso de bicicletas y a la alta utilización de las motos (15%), como índices posibles a mejorar, consignan los especialistas.
Diagnósticos similares emitieron otros dos trabajos. En 2008, la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) elaboró, por encargo de la Provincia, un Diagnóstico Preliminar del Sistema de Tránsito y Transporte de la Ciudad de Paraná y la Microregión. Y en 2011, el Municipio contrató la empresa brasileña Logitrans para realizar un Diseño conceptual del sistema de transporte público urbano. También solicitó, a través de una nota elevada al Concejo, que se prorrogue la concesión hasta 2018, cuando finalicen los permisos de las suburbanas. Mientras, en más de 12 meses que separan las fechas, pidió se analice en profundidad un sistema integrado de transporte junto con los municipios intervinientes (Paraná, San Benito, Oro Verde y Colonia Avellaneda).
Luego se escucharon tres discursos encendidos, en defensa del proyecto. Uno, fue del concejal oficialista Santiago Gaitán, otro de Roberto Sabbioni, del Centro de Integraciones de los Servicios Públicos de Paraná y de Eduardo Solari, secretario General y Derechos Humanos

Los asistentes a la audiencia fueron mermando a medida que pasaba el tiempo, se adentraba la siesta y un calor insoportable. El salón se empezó a vaciar y los últimos oradores, uno de ellos un vecinalista de Jorge Newbery, sumaban agotamiento. También hubo concejales que iniciaron la retirada y otros, del Frente para la Victoria, a los que directamente no se los vio en el salón.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora