Dos días después de que el Gobierno provincial haya dado a conocer la noticia de que adelantaba 15 días el subsidio que debía remitir a fin de agosto a la Municipalidad para sostener el servicio público de pasajeros, la Municipalidad de Paraná reaccionó a través de un comunicado en el que dice valorar “el gesto”, aunque “lamentó” que se haya demorado hasta el momento en que se cerrara la actividad bancaria para efectivizarlo, por lo que seguramente no habrá restitución del servicio durante el fin de semana.

“El problema es grave y a la situación particular que atraviesan los choferes de colectivos, se le suman los innumerables y serios problemas al conjunto de paranaenses que deben utilizar el transporte público diariamente para ir a sus trabajos, a las escuelas, a cumplir con diversas obligaciones. Pero eso no autoriza a desconocer esfuerzos, no sólo económicos sino que también políticos, de negociación y gestiones que hemos realizado las distintas partes involucradas en la problemática”, dijo el secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad, Ricardo Frank.

La Municipalidad explicó que por protocolo de actuación, el dinero debe ser enviado desde la Provincia hacia cuentas municipales y de allí a los destinatarios, las empresas; pero todo se hizo pocos minutos antes de las 13 del viernes, pese a que hubo pedidos de adelanto de esos fondos que realizaron, apenas iniciado el conflicto, por parte de los intendentes del área metropolitana y de los empresarios.

Cabe recordar que el servicio se encuentra interrumpido desde el martes 6 de agosto, y afecta a los usuarios de Paraná, Oro Verde, Colonia Avellaneda y San Benito.

“La Municipalidad de Paraná hizo todo lo que tenía que hacer, incluso adelantar fondos en situaciones similares a fin de evitar que se paralice el servicio, pero siempre hubo críticas por parte de la oposición. En esta ocasión, se genera un problema por la quita del subsidio nacional, y cuando se quiso atender los problemas derivados de esa circunstancia, Nación firma con las provincias una asistencia financiera. En ese convenio, la Municipalidad no participa, de modo que resulta injusto que se insinúe, si quiera, cualquier crítica a quien no ha generado esta situación, no ha participado de los convenios previos, ni ha retaceado acciones ni aportes para que el sistema funcione”, dijo Frank.

Para el secretario de Servicios Públicos, “no es nueva esta situación de hacerse el distraído y trasladar responsabilidades a la Municipalidad. Parece que es lo que más cómodo resulta en este estado de situación, al punto que en el paro anterior de choferes se adujo el retraso de fondos municipales, cuando luego se comprobó que hacía cuatro días que el dinero estaba en las cuentas de las empresas prestadoras del servicio”, sostuvo el funcionario.

La Municipalidad dice haber hecho “todo lo que estaba a su alcance” para restablecer el servicio de colectivos. En ese sentido se recordó que ante la situación inédita del transporte público de pasajeros, la Municipalidad de Paraná hizo saber oficialmente las medidas y gestiones que desde un primer momento realizó en función de preservar el derecho de los ciudadanos paranaenses ante la paralización de un servicio público esencial como lo son los colectivos urbanos.

“Desde el inicio del conflicto se han realizado gestiones en función del interés público y la insoslayable defensa de los derechos de los ciudadanos paranaense. El Municipio –agregó Frank–, a través de las directivas y gestiones personales del Intendente Sergio Varisco, estuvo cumpliendo con su obligación y en la defensa irrestricta de los derechos ciudadanos”.

Recordó al respecto que se dispuso enviar al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza que permita la toma de un crédito para afrontar subsidiariamente la deuda reclamada por los trabajadores de UTA y que pondría fin al conflicto. Paralelamente se disponía desestimar la toma de un crédito de 600 millones de pesos, que autorizaba una ordenanza de 2017, para obras encaradas con recursos propios y genuinos.

De igual modo se llevan adelante gestiones ante el Ministerio de  Transporte de la Nación, a efectos de reclamar recursos dispuesto por la norma Nº 1.086/18 en su Artículo 4º, cuyo fin es precisamente atender situaciones especiales de crisis como ya lo ha realizado en la ciudad de Santa Fe, frente a situaciones similares ante la quita de una parte de los subsidios nacionales.

Se puso de manifiesto que también se hicieron presentaciones y gestiones ante  la Secretaría de Trabajo e igualmente se solicitó la intervención de la justicia provincial.

Sin perjuicio de lo detallado anteriormente la Municipalidad de Paraná prosigue, a través de la Secretaría Legal y Técnica con el mecanismo de intimación  por 15 días al concesionario para que dé cumplimiento a lo establecido en la norma contractual, cuyo incumplimiento dará lugar a decretar la caducidad de la concesión.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.