La propuesta implica un achicamiento del servicio, un retroceso de los derechos ciudadanos. Eso es lo que advirtió Carlos Godoy, un vecino interesado en el tema del transporte urbano de pasajero, que analizó el farragoso borrador del pliego de licitación que preparó el Ejecutivo municipal y que ahora estudia el Concejo Deliberante.
Godoy, referente socialista e integrante del grupo de vecinos autoconvocados por el futuro del servicio de colectivos en la ciudad, alertó sobre una serie de puntos en el pliego, que consideró, al menos, preocupantes.
En declaraciones al programa de radio “En el Dos Mil También”, de FM Litoral, afirmó que merma en un tercio la cantidad de recorridos en kilómetros en relación a las condiciones vigentes, dictadas en el pliego de concesión de 1984, contenido en la ordenanza 6.723. Además, a pesar de los 32 años transcurridos, aparece una notable disminución en la cantidad de unidades: de 136 a 111, en el borrador actual. El número contrasta con las unidades declaradas por las empresas en la actualidad: se tratan de 145 de las 12 líneas licitadas. Cabe aclarar que otras cuatro líneas -la 4, 15, 6 y 22- no entran en el llamado por hacer recorridos fuera del ejido municipal. Para la totalidad de las líneas (16), las concesionarias declararon la afectación actual de 190 unidades, apuntó.
El achique, planteó el vecino, sucede mientras el crecimiento demográfico de la ciudad fue del orden del 63% en más de tres décadas, y de un 100% la ocupación de la superficie.
En el año 1984, año en que se originó la concesión, los recorridos eran 17; ahora 14. “Hay zonas enteras, barrios, de diez cuadras por doce que tenían colectivos y ahora no”, analizó en base a los planos con la proyección de los circuitos.
A eso sumó el horario previsto en el proyecto del pliego: de casi 15 horas diarias en unas líneas y de 16,22 en otras; por lo que concluyó que si el servicio empieza a las 5 de la mañana terminará antes de las 22. En cambio, en la ordenanza del 84 se establece desde las 5 a las 0.30 horas.
En cuanto a la frecuencia, el punto de mayor reclamo, permanece igual que en la ordenanza 6.723: diez minutos con tolerancia de otros 5. El problema radica en el incumplimiento de ese requisito fijado en 1984. Justamente la queja histórica de los usuarios radica en las largas esperas, falencia que a criterio de los vecinos continuaría en vista de los términos del nuevo pliego.
Para dar cuenta de estas inquietudes, los vecinos autoconvocados tendrán un espacio en la sesión del Concejo Deliberante prevista para este jueves. Según anunciaron, harán uso de la ordenanza Voz y Opinión Ciudadana.

Cálculo de la tarifa

Otro punto puesto en consideración es el cálculo de la tarifa propuesto en los nuevos pliegos. Tras una serie de explicaciones técnicas, Godoy refirió a la estimación que arroja el costo de más de $47 por kilómetro, lo que significa $8 más que el calculo realizado para Buenos Aires. Añadió que actualmente, en Paraná, la tarifa media es de $7; sin embargo, el ingreso medio por pasajero calculado en el pliego sería de $3,85. De acuerdo a esta planilla, concluye que “se dan números muy preocupantes”. Y agregó de acuerdo a esas estimaciones, el costo del servicio de las 111 unidades por mes arrojaría unos $47 millones y por recaudación ingresarían sólo 8,7 millones mensuales. Por lo que, en base al sistema actual, concluyó que el Estado debería compensar la mayor parte: unos 38, 5 millones. Y la compensación prevista hasta ahora es a través de subsidios nacionales.
Así las cosas, planteó los montos de dinero que están en juego en este proceso y lo relacionó con el período de concesión propuesto: 8 años iniciales con posibilidad de una prórroga de cuatro. Serían doce años en total que equivaldrían en pesos a unos 7 mil millones. El monto sería cercano a tres presupuestos municipales actuales o al monto del acuerdo con capitales chinos por los acueductos.
Las actuales empresas prestadoras del servicio Mariano Moreno y Ersa Urbano –la primera con dependencia económica de la segunda- vienen recibiendo mensualmente abultadas sumas de dinero en concepto de subsidios nacionales. La última remesa, en noviembre, alcanzó a los 19 millones, según datos aportados por Godoy. El monto equivaldría a casi la mitad de los ingresos de los prestadores, finalizó el vecino, militante del socialismo y ex candidato a intendente de la ciudad en 2011 por Proyecto Sur.
En el marco del análisis, también es calificado por el sector como un retroceso para el usuario de colectivo, el reordenamiento del tránsito aplicado en julio pasado. Es que entienden que a contramano de los se aplica en las grandes ciudades, aquí se alejaron los colectivos del centro y se obliga a los pasajeros entre diez y quince minutos más hasta llegar a las paradas.
El 11 de noviembre pasado venció la concesión otorgada a en 1984 a las prestadoras agrupadas en la Atup. El Concejo Deliberante debatió el tema del colectivo por primera vez, después de una década de silencio tras haber cedido sus facultades al Ejecutivo, y emitió una ordenanza conteniendo un encuadre para el pliego de concesión, que elaboró el Ejecutivo y que elevó al Cuerpo para su análisis.
Paralelamente, el Ejecutivo convocó a una Audiencia Pública para el 29 de enero.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.