Miles de vecinos de la zona sureste de Paraná no tienen cloacas y buena parte sufre también la deficiencia o la falta de desagües pluviales. Se trata de habitantes de unas 35 vecinales enclavadas en un amplio sector comprendido entre el Parque Industrial hasta el límite con el ejido de Oro Verde. “Tenemos una necesidad tremenda de tener cloacas. Nuestras calles se transforman en desagües de las cloacales”, le dijo en tono de clamor Luis Cavenaghi, vecino de Nuestra Señora de Loreto, a los concejales en la sesión realizada en la escuela Félix Garcilaso, la semana pasada.

El vecino contó que hace veinte años que presentaron un proyecto de construcción de un red colectora para la zona, que la iniciativa ha sido presentada a las máximas autoridades de distintos gobiernos provinciales y municipales, que ha tenido idas y venidas y que sigue en veremos. Así las cosas, pidió que la actual gestión municipal se ocupe y avance en la obra considerada inaplazable por esa vasta zona de la ciudad.
Es que los pozos negros se rebasan en pocos días, más cuando llueve, y la Unidad Municipal Nº 3, con jurisdicción en ese sector, tiene un solo camión atmosférico para abastecer a unos 50 mil vecinos, apuntó Cavenaghi. Y para apuntalar el tenor de la demanda, el vecino señaló que, por ejemplo, la escuela Félix Garcilaso, donde los concejales estaban parados ese día, tampoco tiene cloacas y que cuando los pozos ciegos se llenan, los chicos se quedan sin clase.
Zulma Algarañaz, vecinalista de la comisión 6 de Febrero del Barrio 88 Viviendas también planteó lo mismo: “Necesitamos urgente (una solución) al tema del agua servida. Tenemos problemas de vertientes: cada 15 días se llenan los pozos”, dijo y se quejó por el mal estado de las calles de tierra.
Una situación similar es la que enumeraron, ya no en el marco de una sesión del Concejo, vecinas del barrio Francisco de Asís, más conocido como exMainini, ubicado en el sector suroeste, en inmediaciones de San Agustín. Las calles de tierra intransitables y la necesidad de tener cloacas son dos de una lista de reclamos del vecindario.
Al clamor se suman vecinos de la zona sur. Marcelo Ruggeri, de la vecinal de las Américas, explicó que el pedido consiste en que se haga una colectora cloacal que cruce toda esa parte de la ciudad (desde el Parque Industrial hasta la zona sur), de este a oeste, por las inmediaciones de la cuenca del arroyo Tuyucuá.
Para visibilizar los problemas y el padecimiento, los integrantes de distintas vecinales que gestionan el tema de las cloacas crearon un facebook con el fin de publicar fotos y videos de cómo viven los vecinos de, por ejemplo, barrios nuevos como en zona de Almafuerte, Caputto, Newbery, Zanni, Larralde. Vecinales sin cloacas ni desagües en Paraná es el nombre del face, donde da cuenta de los objetivos que moviliza a los vecinos. “Todos (por las vecinales) en algún momento hicimos gestiones ante los distintos gobiernos pidiendo soluciones a ésto, y hasta ahora no hemos tenido respuestas”, afirman.

SIN DESAGüES
En la zona sur, como en otros barrios, faltan desagües pluviales. Según advirtieron los vecinos, el foco del problema está en el hecho de que hay calles construidas, y urbanizaciones completas, en sectores donde antiguamente eran parte de cursos de arroyos. En este sentido, remarcaron que “los loteos se hacen pero sin tener en cuenta que no hay drenajes cuando llueve mucho, y los vecinos se encuentran en un rato con el agua adentro de sus viviendas”.
En ese sentido, apuntaron a la falta de control por parte del Municipio respecto del desarrollo de nuevas urbanizaciones y a la carencia de obra pública. “Todo el desarrollo inmobiliario se hace sólo mediante iniciativa privada, por eso en los barrios nos encontramos con problemas de falta de drenajes, falta de presión de agua potable, de iluminación pública, de calles en condiciones, de redes de gas natural”, concluyó Ruggeri.

ALERTA ROJO
Ambos aspectos, la falta de cloacas y de desagües pluviales, fueron señalados con un alerta rojo, como temas críticos de la ciudad, por un informe sobre Paraná realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
El llamado de atención en cuanto a las cloacas se basa en los siguientes números: sólo el 50% de la población está conectada al servicio y los líquidos recolectados por las redes que asisten a la otra mitad de los habitantes son vertidos al río en crudo, sin ningún tratamiento.
El informe titulado Paraná Emergente y Sostenible, elaborado por el BID y la Municipalidad local, entre 2013 y 2014, señaló que sólo el 50% de la población está conectada a la red a pesar de que la infraestructura estaría abarcando un 68%, que las redes existentes están saturadas y que los líquidos transportados por esas cañerías van a parar al río en crudo ante la falta de la infraestructura, concretamente de una planta de tratamiento.
Respecto de los desagües, el informe consignó que “Paraná no cuenta con un plan de drenaje urbano: menos del 20% del área urbana está conectada al drenaje pluvial”.
Y añadió que el “1.50% de los hogares se ven afectados durante las precipitaciones con una frecuencia de ocurrencia igual a 5 años”.
Acerca del reclamo de las cloacas, el presidente del bloque de concejales de Cambiemos, Carlos González, dijo que hay gestiones en marcha. Informó que el intendente Sergio Varisco ha mantenido reuniones en dos oportunidades con el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, para solicitarle apoyo al gobierno nacional con el fin de poder concretar la obra, para lo que estimó se necesita una inversión del orden de los $470 millones.
Eso es lo que hay, en los hechos. Mientras pasa el tiempo y las obras siguen siendo proyectos.

De la Redacción de Entre Ríos Ahora