Jorge Oscar Daneri

Si leemos los titulares de los tres diarios nacionales de mayor tirada y otros del mundo al norte, contemplando el río Paraná en el día mundial de los humedales, se advierte que algo no va bien o casi todo va muy mal.

En esas páginas un Asesor del Presidente de los EEUU de Norte América, dice que el mayor peligro mundial para el crecimiento económico, somos los ecologistas. Se comenta si el Presidente del país nuestro lava o no dinero, además de  inteligentes colaboradores jugando a las escondidas en los paraísos fiscales.  La justicia investigándolos gracias, como casi siempre, a algunos pocos periodistas valientes y serios. Se celebran los acuerdos de Vaca Muerta -petróleo y gas-  y sus inversiones, y se lo identifica como él Modelo Oficial para avanzar en la misma línea atrapando inversiones con proyecciones faraónicas para el proyecto Minero Internacional y poco popular de Macri, para no decir aún CAMBIEMOS a desplegar alegremente en el territorio andino y patagónico primariamente.

Por otro lado investigadores del CONICET ratifican que la cuenca del Plata en Argentina, se encuentra con una enorme, delicada y grave contaminación con cinco agrotóxicos claves en el paquete de los millones de litros de todas estas porquerías que se vuelcan como venenos para sembrar soja y otros granos, para dar, junto al Presidente de la Sociedad Rural de Argentina, de comer al mundo, o mejor aún, aspirar a convertirnos para el Sr. Presidente de los Argentinos, en un supuesto supermercado de ese Mundo, consumista, productivista, serial, global, y para estos guerrilleros ecologistas, es decir, nosotros, suicida.

Y uno piensa en el día de los hermanos humedales. Dioses nuestros!, así, que será del delta, sus ríos, sus seres de tantos reinos de vida, además y fundamentalmente del animalito humano. Qué vamos a celebrar. ¿Que el Macrismo profundiza el modelo productivo extractivista que en bandeja le dejó sembrado el kirchnerismo?

Este compacto paquete de minería mas soja mas pinos-eucaliptos, mas hidrovía, deforestación, potenciales perforaciones de fracking y energía nuclear – con plantas de uranio y residuos nucleares de Córdoba, etc, imaginados sus traslados al centro vital de la cuenca del Plata, la región del Paraná Medio y el río Paraguay- está destruyendo el sistema de humedales en todo su extensión nacional y cada vez menos popular.

La fuente de agua dulce mas importante del País está en jaque, y el asesor, como nuestro Ministros, juegan a las escondidas, imaginando el crecimiento ilimitado y sus regalos derramándose en las cuentas públicas (YPF) y privadas de los paraísos fiscales. Inmundo privilegio solo de ellos y los traficantes de toda la porquería que esta civilización del despilfarro a inventado. Mientras, con todo respeto, el Ministro de Ambiente de la Nación, coherente con sus emocionales palabras, conversa con su salvador, es decir, reza.

El Congreso de la Nación, su Cámara de Diputados tiene la palabra. Vamos a ver si contemplan al río o le creen al asesor de Trump, no sea que en lugar de sancionar la Ley de protección de los humedales, el Sr. Presidente Mauricio Macri, dicte un Decreto de Necesidad y Urgencia y  ubiquen a nosotros los ecologistas, en algún inciso de la Ley de lucha contra el Terrorismo sancionada por los que se fueron,  dando una señal mas a la Embajada: ” … ustedes tienen toda la razón, Si Señor” vamos por el crecimiento ilimitado y por los humedales y sus aguas, también.