El gobierno de la ciudad decidió seguir avanzando con el plan de erradicación de los carribares instalados, según la óptica oficial, en forma irregular en terrenos públicos de la zona de la Costanera.

En la jornada de este jueves, la Municipalidad de Paraná continuó con el desalojo de los carribares que están instalados en la Costanera Baja de la ciudad.

El operativo -que se inició la semana pasada- contó con la colaboración de los propietarios de los locales. Al respecto, el fiscal de Estado Municipal, Francisco Avero, señaló que aún se mantiene la disidencia con uno de los puestos.

De manera voluntaria, los dueños de los puestos de comida que funcionaban desde hace unos años frente en la Costanera baja comenzaron con el desarme de las estructuras. Estos comercios estaban instalados de manera ilegal en la Costanera y por este motivo la Comuna consideró necesario la recuperación de este lugar.

“La situación era muy irregular, no presentaban las condiciones necesarias para funcionar y algunos comenzaron a levantar mampostería. Esto motivó la determinación del Juzgado de Falta para proceder a desalojarlos. Queremos que los paranaense y los turistas puedan disfrutar de este espacio público”, señaló Avero.

Asimismo, el funcionario añadió que “se está trabajando para concesionar distintas zonas dentro del Parque Urquiza y que puedan seguir trabajando, pero de manera ordenada”.

Respecto a la situación del carribar Al Paso, el único que se resiste a irse y que cuenta con estructuras ilegales, Avero precisó que se actúa mediante lo establecido legalmente: “Se inició un proceso de desalojo y lo estamos llevando adelante a través de la Dirección de Procesos Judiciales de la Municipalidad, por lo que esperamos que prontamente se regularice la situación con este local”.