En el segundo piso del edificio de Tribunales, una sala a mitad de camino entre la Defensoría y la Procuración ha sido dedicada a una especie de “museo” al paso. Allí, lucen distintos elementos y mobiliarios utilizados en otras épocas en el servicio de justicia. Hay relojes de pared, un escritorio, una antigua máquina de escribir, sillones. Y en un lugar que destaca, un calendario de plástico muy de esta época, muy en contraste, muy a destiempo.

 

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.