El intendente de Concordia, Enrique Cresto, sigue enfrentando inconvenientes con funcionarios que quedan entrampados en procesos judiciales. Las causas han cobrado tal envergadura que el propio jefe comunal está imputado en una investigación penal por el supuesto delito de peculado.

El último acaso sobrevino luego de la viralización de un diálogo de whatsapp. Uno de los que habla es Carlos Gómez, agente de la Policía, miembro de la estructura de la Municipalidad de Concordia, en la Unidad de Gestión de Proyectos Estratégicos de la Municipalidad de Concordia. Es, además, esposo de la secretaria de Desarrollo Humano del gabinete del intendente Enrique Cresto, Julia Sáenz. La ventilación de lo que dijo derivó en la renuncia de Sáenz al gabinete e Cresto.

El audio revela el modo cómo Gómez se quedaba con el 40% del salario que percibe un contratado de la Comuna.

El sitio El Entre Ríos reprodujo ese audio, revelador, por lo demás:

1) Al contratado le pone como condición que “devuelva” el 40% del efectivo que figure en la factura, con el argumento de que el dinero servirá para pagar “a otro compañero”. Y, para que no queden dudas, Carlos Gómez le advierte que el porcentaje de la “quita” se aplica incluso al aguinaldo.

2) Al momento en que se produjo esta negociación, el intendente Enrique Cresto aún no había designado secretaria de Desarrollo Humano a la concejal del PJ Julia Sáenz, pero su esposo sabía que más adelante tal nombramiento podría producirse. De allí que se le escuche decir: “Julia no sé a dónde va a ir, pero menos de concejal no va a ser y nosotros en la gestión que viene vamos a agarrar una secretaría. Agarramos una secretaría y nosotros manejamos 100 contratos, ¿entendés?”

3) A un contratado, apodado “Leo”, que se va de la ciudad, igual le seguirán pagando. Carlos Gómez lo justifica así: “Yo a Leo le voy a seguir pagando. No le podemos dejar de pagar. Él se va en febrero, pero tenemos que seguir pagándole, porque Leo está desde los 12 años, ¿entendés?”.

4) En el diálogo no se explicitan las tareas y horarios que deberá cumplir el contratado que debe “resignar” el 40%. Hay una referencia indirecta cuando dice “nosotros también aportamos, trabajamos, cuando vos nos necesitás, estamos, siempre”.

Enterado del audio, el intendente Enrique Cresto decidió separar a Gómez de sus funciones en la Unidad Municipal de Proyectos Estratégicos, aunque creyó entrever en su difusión una operación política. “Hemos pedido reunir todos los informes y chequear si detrás de este audio hay una operación política o realmente hay una situación digna de estudiar y analizar”, comentó el mandatario. Y agregó que se está esperando “si se realiza una denuncia en la Justicia”, sostuvo.

Después de la salida de Gómez, le tocó el turno a su esposa, que dejó el área de Desarrollo Humano.

Tras eso, Cresto habló con radio LT15 de Concordia y cargó con dureza contra el fiscal que tramita la investigación que ahora se abrió en la Justicia: José Arias.

“La Justicia tendrá que seguir investigando ese audio y yo, mientras, en lo particular, es opinión mía, mientras sea Arias el que lleva la investigación, uno ve poca cabeza y mucho humo”, dijo el jefe comunal en directa alusión al miembro del Ministerio Público Fiscal.

No es el primer entredicho de Cresto con Arias. El jefe comunal logró apartar el funcionario judicial de una investigación que lo tiene bajo la lupa de la Justicia.

En abril, un tribunal  estableció que los fiscales pueden ser recusados y que su apartamiento de la tramitación de una causa puede ser resuelta por un juez de Garantías y no por el jefe de los fiscales, el Procurador General Jorge Amílcar García. La decisión la adoptó la jueza María del Luján Giorgio, integrante del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Concordia, que así confirmó lo resuelto por el juez de Garantías Darío Mautone, que dispuso apartar al fiscal José Arias de una causa por peculado que se sigue al intendente Enrique Cresto.

La causa primigenia está caratulada “Cresto Enrique Tomas; Francolini Alfredo Daniel, Mendieta Jorge; Santana Oscar Alberto; Subeldía Héctor; y Von Zelleheim s/Peculado y otros”, y se abrió tras la denuncia de Juan Adolfo González, un puntero del justicialismo que se presentó en Tribunales el 25 de octubre de 2018 para denunciar que, después de estar contratado por la Municipalidad de Concordia para realizar tareas de desmalezado –“me pagaban $100 mil por mes, yo tenía 32 personas a mi cargo”-, en noviembre de 2017 “me dejaron de pagar y tuve que dejar de trabajar.

Al hablar de la investigación, Cresto dijo: “Lo tomo como parte de una campaña sucia usando a la Justicia como nos ha pasado siempre en toda la historia nuestra: le ha pasado a mi abuelo y a mi padre”, advirtió. Y agregó: “Lo que no pueden en las urnas, porque tenemos el gran acompañamiento de la comunidad de Concordia, por nuestra trayectoria y, más que nada, por cada vez que estamos en funciones pública nos manejamos con transparencia, honestidad, además de tener una gestión muy exitosa”.

El jefe comunal concordiense admitió haber mantenido una charla con el fiscal de la causa, José Arias: “Le dije que, sin ver la causa, me parecía un atropello: primero de que yo me entere por trascendidos dentro de Tribunales de que venía una imputación, sin tener ninguna clase de pedido de informes a la Municipalidad, siquiera. Es decir, quedó muy evidente”.

El fiscal Arias se encargó de responderle a Cresto, quien, dijo, “mintió descaradamente”. Para respaldar su afirmación, Arias reveló mensajes de WhatsApp que recibió de Cresto, con los cuales el presidente municipal habría ejercido una implícita presión, procurando influir en la marcha de la investigación a través de carriles no institucionales, lo que derivó en que el fiscal lo instara a conducirse con “decoro”.

Las tensiones entre el intendente y el fiscal no parecen acabar, y siguen.

 

 

De la Redacción de Entre Ríos Ahora.